Páginas vistas en total

viernes, 1 de junio de 2012

La estocada también llamada “Suerte suprema” o “La hora de la verdad” De todos es sabido que toda lidia de un astado bravo converge en la muerte del toro. Este ha sido el fundamento principal de la tauromaquia. La estocada, conocida como "suerte suprema" o “la hora de la verdad”, es quizá la más difícil de las suertes del toreo y por ende la más arriesgada de llevar a cabo. ¿La razón? Porque es el único momento de las corridas de toros o novillos en que el torero, le pierde la cara al toro y es la parte de la lidia en el que se han producido los percances más graves. Y es llamada así, porque es sabido que una buena estocada separa al torero del triunfo o del fracaso y puede malograr una faena magistral, que inclusive puede llevarlos al retiro de la profesión. En la actualidad muchos son los matadores de toros en activo, pero son muy pocos los que ejecutan la suerte suprema con la honradez y autenticidad que esta exige, El autor de este artículo Jaime Montoya Escamilla desea hacer un pequeño paréntesis en el tema por honradez personal y profesional, para hacer patente una vez más su agradecimiento a quién le enseñó desinteresadamente los secretos y la forma de matar a los astados, así como la técnica de banderillear por ambos lados con resultados óptimos, fue un torero reconocido por su garra, carácter, valor, arte, elegancia y facilidad al banderillear a los toros y por su efectividad con el estoque, me refiero al gran torero mexicano nacido en el Distrito Federal DAVID LICEAGA MACIEL, quién fuera el primer matador de toros en despedirse en el Coso de Insurgentes “La Monumental Plaza de Toros México”, el 2 de febrero de 1947, llevando como alternantes al Monstruo de Córdoba Manuel Rodríguez “Manolete”, al Faraón de Texcoco Silverio Pérez y al extraordinario rejoneador Don Álvaro Domecq; siendo por cierto esa la última tarde que “Manolete” actuó ante la afición capitalina de México, antes de su trágica muerte en Linares. Continuando con el tema, es menester mencionar la colocación del torero y la forma correcta de ejecutarla para no fallar con el acero: 1) El matador SIEMPRE deberá colocarse en medio de los pitones, a una distancia tal que le permita apuntar con el estoque o espada de matar hacia el morrillo del astado un poco delanterito, sin que este le embista, teniendo igualadas las dos manos delanteras, el cuerpo recto y con la cabeza baja o descolgada (humillada). 2) El brazo izquierdo (que lleva la muleta), deberá quedar en línea recta desde el hombro hasta la punta del engaño y apuntando hacia el espacio formado entre la cara y el pitón izquierdo a la altura del ojo, como si se fuese a dar un muletazo (con esta acción el torero hará que el toro humille y deje al descubierto el morrillo); no es conveniente flexionar el brazo (como la mayoría lo hace en la actualidad) porque al extenderlo se estrella la muleta en la cara del toro y este la levanta la cabeza ocasionando que el estoqueador falle la mayor de las veces en el intento. 3) Una vez que se encuentre en esa posición el toro, el torero deberá arrancar hacia él dando un paso hacia la pala del pitón derecho (para evitar ser encontrado en el viaje por el toro) y simultáneamente deberá adelantar la mano derecha (en la que lleva la espada de matar) para poder hundirla en el morrillo y marcarle la salida en una especie de pase de pecho con la izquierda. 4) Debido al movimiento descrito anteriormente, se forma una cruz con los brazos y por ello decían los toreros y los conocedores de antaño, que aquel que no hacía la cruz se lo llevaba el diablo, dando a entender que se perdían trofeos y se malograban faenas. Hay varias formas de realizar esta suerte para matar a un toro: A Volapié: es la más habitual y en ella el torero arranca hacia el animal echando la muleta debajo de la cara del toro, arranca con la pierna izquierda y vacía la embestida con un pase de pecho con la mano izquierda, atacando al mismo tiempo con la mano derecha el morrillo del animal. Se utiliza preferentemente para estoquear a los toros muy parados o que ya no embisten. Recibiendo: Se realiza cuando el astado tiene todavía fuerzas para acudir de forma espontánea o como consecuencia de un cite, el torero permanece en su lugar y adelanta un pequeño paso la pierna derecha para citar, al arrancarse el burel, regresa la pierna a su posición original clavándole coincidentemente el estoque mientras vacía la embestida por el pitón derecho. A un tiempo: El espada y el toro arrancan a la vez y el embroque se realiza en el punto medio de la distancia que queda entre ambos al iniciar la suerte. Puede darse el caso de que ambas arrancadas, o una u otra, se realicen no al mismo tiempo, por lo que se producen dos variaciones: aguantando y arrancando. Aguantando Se produce cuando embiste el toro y el torero ha hecho también por acometerle, pero el encuentro se produce mucho más próximo al torero que en el término medio antes descrito. Hay que aclarar la confusión existente en la actualidad con la suerte de recibir. Si el torero mata aguantando, no ha citado previamente al toro, como ocurriría si matara recibiendo. Arrancando Es el caso inverso al anterior. El torero inicia el ataque primero, pero el toro acude hacia el diestro, produciéndose el encuentro en un terreno más próximo al toro que al punto medio entre ambos. Es en la actualidad la suerte más comúnmente practicada, puesto que el volapié ortodoxo se ve en contadas ocasiones. Al cuarteo Aunque es una forma de matar que se ve poco en la actualidad, algunos diestros la siguen practicando entre el abucheo del público. Sucede por miedo del diestro a la realización de la suerte suprema o porque el toro ha desarrollado muchísimo sentido y busca al torero. El espada parte hacia el toro en forma sesgada para clavarle el estoque sin sujeción alguna a las normas clásicas de entrar a matar. Existen otras maneras de entrar a matar a los toros además de las explicadas, que se engloban en un apartado que se considera como de recursos y pueden ser a paso de banderillas, a la media vuelta, al relance, a toro movido... Son maneras de entrar a matar a aquellos toros que ofrecen problemas para ejecutar la suerte suprema ortodoxamente. Para concluir, los matadores deberán tomar en cuenta antes de tirarse a matar las características que ha presentado el toro durante su lidia, para elegir si es mejor hacerlo en la suerte natural o en la suerte contraria: Esta circunstancia esta dictada por el estado en el que se encuentra el toro al momento de la suerte suprema, si el burel ha escogido una querencia hacia toriles, el matador deberá ejecutar la suerte de forma contraria, o sea dándole la salida al toro hacia las tablas. En cambio si el toro se muestra bravo hasta el final, la suerte deberá ser ejecutada al natural o sea dándole la salida al toro hacia los medios. Infoma Jaime Montolla Escamilla (TORERO)
Hoy dia 1 de junio se cumplen 30 años de la corrida de toros lidiada en Madrid, la llamada corrida del siglo,en ella se lidio una corrida del ganadero de Galapagar Victorino Martin Andres, la cual a sido el unico evento repetido por televisión española tres veces en ella salieron por la puerta grande de la plaza de toros las ventas del Espiritusanto los tres matadores actuantes en mencionadao ganadero y el mayoral que precisamente se llamava Julio Presumido, la terna que actuaba esa tarde estaba compuesta por los matadores de toros Francisco Ruiz Miguel,Luis Francisco Esplá y Jose Luis Palomar, los nombres de los toros del mencionadao ganadero eran los siguientes, POBRETON,PLAYERO,MOSQUETERO,DIRECTOR,GASTOSO, Y CARCELERO.
CORRIDAS DE SAN FERMIN 2012 Dos tardes El Juli La Casa de la Misericordia de Pamplona ha presentado ya los carteles que componen la Feria de San Fermín, un serial que este año irá del 5 al 14 de julio y cuyas combinaciones son estas: Jueves, 5 de julio: Novillos de El Parralejo para Gómez del Pilar, Román y Gonzalo Caballero. Viernes, 6 de julio: Toros de San Mateo para Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Roberto Armendáriz. Sábado, 7 de julio: Toros de Dolores Aguirre para Antonio Ferrera, Eduardo Gallo y Joselillo. Domingo, 8 de julio: Toros de Miura para Rafaelillo, Fernando Robleño y Javier Castaño. Lunes, 9 de julio: Toros de Cebada Gago para Francisco Marco, Morenito de Aranda y Antonio Nazaré. Martes, 10 de julio: Toros de El Pilar para Matías Tejela, Iván Fandiño y David Mora. Miércoles, 11 de julio: Toros de Fuente Ymbro para César Jiménez, Rubén Pinar y Jiménez Fortes. Jueves, 12 de julio: Toros de Torrehandilla y Torrehebreros para Juan José Padilla, El Juli y Daniel Luque. Viernes, 13 de julio: Toros de Juan Pedro Domecq para El Fandi, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante. Sábado, 14 de julio: Toros de Victoriano del Río para Juan Mora, El Juli y Castella.