Páginas vistas en total

domingo, 10 de febrero de 2013

Plaza de toros de Jalostotitlán. Toros de San Isidro, el sexto premiado con el arrastre lento. Juan José Padilla, oreja, silencio y oreja del sobrero que regaló; Fabián Barba, oreja y silencio y ovación en el sobrero que regaló y Joselito Adame, silencio y dos orejas
Plaza de toros de Ambato. Toros de Huagrahuasi y Triana, el 5º, de nombre 'Lanudo', indultado. Miguel Abellán, vuelta al ruedo y oreja; Sebastián Castella, ovación y dos orejas y rabo simbólicos y Cruz Ordóñez, palmas y palmas.
Plaza de toros de Guadalajara. Toros de Los Encinos. Pablo Hermoso de Mendoza, ovación y oreja; Fermín Spínola, ovación y oreja y El Payo, oreja y ovación.
Plaza de toros de Mérida. Más de media entrada. Toros de Santa Fe, el cuarto, de nombre 'Paprika', herrado con el número 41 y con 440 kilos, indultado. Juan Bautista, ovación y dos orejas simbólicas; Iván Fandiño, dos orejas y silencio y El Califa de Aragua, dos orejas y ovación.
Plaza de toros de Autlán. Casi lleno. Toros de Carranco, de juego variado. El Pana, que se despedía de los ruedos, silencio y dos vueltas al ruedo; Morante de la Puebla, palmas y oreja y Alejandro Amaya, palmas y palmas.
Plaza de toros México. 18ª de la Temporada Grande. Cerca de 6000 personas. Toros de Barralva, manejables, algunos flojos. Destacó el tercero, por su transmisión. Leonardo Hernández, silencio y silencio; José Mauricio, ovación tras petición, ovación y oreja del sobrero que regaló y Mario Aguilar, oreja y ovación.
CUANDO UN TORO ES AMIGO DEL HOMBRE
Lejos de ser frecuente, constituye siempre una excepción que suscita el asombro y merece el comentario, cuando se indulta a un toro, animal profundamente xenófobo sin saber lo que la palabra significa, por su extrema docilidad.Es el caso de dos astados bravos y nobles: Culebro y, sobre todo, el inolvidable CivilónBARCELONA. En la plaza antigua de la Barceloneta se le perdonó la vida al toro Culebro. Milagro inteligente de un animal que supo amoldarse a las circunstancias. Y, en la Monumental a Civilón, al que curó en el campo de una herida la hija del ganadero y que el buen público barcelonés pidió y obtuvo la gracia del indulto también.El ya mencionado Culebro pertenecía a la vacada de don Andrés García que, anteriormente, había poseido don Cipriano Ferrer en Pina de Ebro (Zaragoza). A estos astados se les daba el nombre de los «Toros de la Campanilla». Culebro fue un toro célebre, como se verá en el transcurso de este relato, sobrante en una corrida en 1888. Durante su larga estancia en los corrales cuidábale el mayoral de la plaza de la Barceloneta Serafín Grego y Salisachs (Salerito) que tomó gran cariño al toro. Empezó acariciándolo. Le daba a comer hierba con la mano en el centro del corral y llegó a montarse sobre él. Todo aquello trascendió al público y se pensó que por las atenciones recibidas no serviría para la lidia.Culebro fue destinado a ocupar el quinto lugar en la corrida del 1 de septiembre de 1889. Fueron los espadas de esta corrida José Centeno y el valenciano Julio Aparici (Fabrilo). Aquellos vaticinios quedaron desmentidos en absoluto. Culebro era retinto, carinegro y bien armado. Fue un animal codicioso, remató en tablas, recibió ocho puyazos de Melilla, Amaré y Veintiundit, dio tres caidas a los picadores y mató dos caballos. Comprobado el coraje de su pelea, el público empezó a pedir que se le perdonara la vida, a lo que accedió la presidencia.Al aparecer los bueyes, Serafín no pudo dominarse y saltó al ruedo, impulsado por la emoción. Llamó a Culebro, éste le conoció, se fue a él despacio y al juntarse, alejados los bueyes, se dejó acariciar en medio del asombro de los espectadores que prorrumpieron en una gran ovación. El bravo animal fue conducido al corral, sin cabestros, siguiendo sólo, paso a paso, a su conocido protector
Ciudad Rodrigo (Salamanca). Segundo festival del Carnaval del Toro para los tres priemeros clasificados del Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo. Media entrada. Novillos de Sayalero, bien presentados. Primero y segundo nobles y colaboradores. Tercero más complicado. Ginés Marín: oreja. Andrés Roca Rey: dos orejas. Francisco Colmenero: oreja.
Plaza de toros de Requena. Astados de, por este orden, Fuente Ymbro (1º y 3º), Zalduendo, Nazario Ibáñez, Albarreal, Sánchez Arjona y Los Millares. El rejoneador Andy Cartagena, dos orejas; Enrique Ponce, dos orejas; Finito de Córdoba, dos orejas; Vicente Barrera, dos orejas; Javier Conde, oreja; el novillero Jesús Duque, dos orejas y el novillero sin caballos Vicente Soler, dos orejas.
laza de toros de Valdemorillo. Última de feria. Casi lleno. Toros de Victorino Martín, variados de todo. Feos de tipo cuarto y quinto, más entipados los restantes. De comportamiento dispar. Sobresalió la clase del tercero y la raza del sexto, que resultó exigente como el segundo. Se dejó el quinto mientras primero y sobre todo el cuarto resultaron muy complicados. Sergio Aguilar, silencio tras aviso y silencio; Fernando Cruz, oreja y oreja y Alberto Lamelas, vuelta al ruedo en ambos. Fernando Cruz saludó una ovación ala romperse el paseíllo. La compartió con sus compañeros de terna. Saludaron en banderillas Fernando Téllez y Niño de Santa Rita
Falleció Rafael Soria Molina “Lagartijo” HA FALLECIDO EL QUE FUERA MATADOR DE TOROS RAFAEL SORIA MOLINA LARGARTIJO), TORERO CORDOBES DE DINASTIA.
El matador de toros falleció ayer sábado en Córdoba con 83 años de edad. Fue sobrino de Manolete y aunque tomó la alternativa como matador de toros, pronto se retiró para dedicarse a la banca. De familia de reconocidos matadores de toros como Rafael Molina Sánchez “Lagartijo”, tío bisabuelo, Rafael Molina Martínez “Lagartijo Chico” y Manuel Rodríguez Sánchez “Manolete”, tío materno. Tuvo a éste último como valedor empezando a tentar a los 11 años. Rafael nació en Sevilla el 15 de enero de 1930, aunque vivió casi toda su vida en Córdoba. Se vistió de luces por vez primera en Priego de Córdoba en 1946 ante José María Martorell Navas. En 1947, cuando murió su tío Manolete, de forma trágica solo toreó seis novilladas. En temporadas posteriores incrementó el número de actuaciones pero no consiguió el éxito esperado, pasando a tener una trayectoria desigual. Toma la alternativa en Montoro en 1951 ante José María Martorell y Calerito. Cerró temporada con siete corridas y en la siguiente repitió el número de festejos, despidiéndose de los ruedos, para dedicarse profesionalmente a la banca. Descanse en paz el torero.
EN LAS PRUEBAS DEL ZAPATO DE PLATA DE ARNEDO, EL NOVILLERO ADRIÀN VELASCO SUPERIOR, ASI SE TOREA CHAVAL
La jornada del sábado de la XII edición de los tentaderos clasificatorios del Zapato de Plata se celebró en la ganadería de Román Sorando, en la taurinísima Sierra de Andújar. Fue un tentadero vistoso y entretenido, donde ganaderamente hablando no se alcanzó el sobresaliente juego de la mayoría de las becerras de ayer, pero en el que en general las becerras sirvieron para los toreros. Destacaron varios chavales con buenas maneras, el que más a nuestro entender fue el alicantino Adrián Velasco, aunque se le ve nuevo, apunta muy bueno, simplemente intenta hacer lo que siempre ha sido el toreo bueno, muy bien colocado en todo momento, templado, dando los toques en el momento oportuno y sobre todo siempre en redondo, citando con la panza de la muleta... Y siempre siempre, todo muy medido, sin toques bruscos, con suavidad, acompañando la embestida con todo el cuerpo, toreando pura y simplemente. El peruano Andrés Roca Rey también dejó buenísimos detalles, tanto con capote, donde quitó vistosamente, como con muleta mostró oficio y buenas maneras, gracias a su buen hacer mejoró bastante la vaca que le tocó apurar, demostrando en conjunto bastante experiencia. Otro que sorprendió por su estética y buen hacer fue el sevillano Alejandro Pavón, posee un concepto muy bueno y lució a sus becerras con aplomo y regusto, a pesar de tener que torear a su vaca dando muletazos de uno en uno. Buen concepto y cierta estética ofreció el torero de Cintruénigo Javier Marín. Anduvo inteligente dosificando a su vaca y acertado con las pausas, luego muleteó con aplomo, aunque le faltó bajarle más la mano. El alumno de la escuela del campo de Gibraltar Juan Antonio Arana también tiene muchos detalles a tener en cuenta, se mostró variado con el capote, quitando por gaoneras y luego con la muleta quiso hacer las cosas bien, muy templado y despacioso, intentó el toreo bueno, está muy nuevo, pero habrá que seguirlo. Jorge Expósito de la escuela de Valencia, mostró buen concepto y por ambos pitones dejó muy buenos muletazos, le faltó enrabietarse más y mostrarse más autentico, con más personalidad. Emilio Salamanca mostró dos caras, todo un veterano ya en estas lides bolsineras, el de Almendralejo sorprendió al apurar la quinta vaca con mucho temple y aplomo, luego en su vaca se resintió un poco de una cornadita reciente y se achantó un poco sin conseguir el acople necesario. El salmantino Alberto Escudero y el rondeño Sergio Paez mostraron un toreo demasiado académico, lógicamente apuntaron detalles buenos, pero excesivamente fríos ambos. Tienen aptitudes buenas y deben coger confianza y entrenar más, ahondando cada uno en su propia personalidad.
Plaza de toros de Ciudad Rodrigo. Novillos de El Pilar. Juan Mora, palmas; Curro Díaz, oreja; Jiménez Fortes, dos orejas y Alejandro Jiménez, silencio.
Autlán. Segunda corrida de feria. Lleno total. Dos toros de Bernaldo de Quirós para rejones, uno descastado y cuatro de Reyes Huerta, de variado juego, y uno de regalo de Puerta Grande, el mejor de la corrida. El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, silencio y oreja; Joselito Adame, dos orejas, vuelta tras fuerte petición y dos orejas con petición de rabo en el de regalo; Juan Pablo Sánchez, oreja y ovación
Plaza de toros de Juriquilla. Lleno. Toros de Los Encinos. Hermoso de Mendoza, oreja y palmas; Alejandro Talavante, ovación y dos orejas; El Payo, silencio y dos orejas y Rodolfo Bello, que tomó la alternativa, ovación y silencio.
Plaza de toros de Valdemorillo. Segunda de la Feria de San Blas. Más de media plaza. Toros de Juan Pedro Domecq (1, 5 y 6) - Parladé, (2, 3, 4), desiguales de tipo y de buen juego. los hubo enrazados como el primero, con clase y ritmo como tercero y cuarto. Segundo y quinto dieron menos opciones. Antonio Nazaré, oreja y ovación tras aviso; Juan del Álamo, aplausos y ovación; Sergio Flores, aplausos y silencio tras dos avisos. Saludó en banderillas Jesús Robledo Tito. Templada brega de Víctor Hugo.
Plaza de toros de Mérida. Toros de Ernesto Gutiérrez, el segundo premiado con la vuelta al ruedo. Otto Rodríguez, silencio y silencio; El Fandi, dos orejas y oreja y Daniel Luque, oreja y palmas.
Jalostotitlán. Primera de feria. Siete toros de Caparica (el 9 como sobrero de regalo), de desigual comportamiento, sobresalió el último; uno de Cerro Viejo (3) y otro de San Isidro (4). Fernando Ochoa, silencio y silencio; Morante de la Puebla, ovación, silencio y dos orejas en el de regalo; Alejandro Amaya, silencio y silencio tras un aviso; Arturo Saldívar, ovación y silencio.
Cuarta corrida Feria de La Macarena. Tres cuartos del aforo. Mano a mano dos ganaderías: La Carolina (toro indultado) y Ernesto Gutiérrez, bien presentados y de variado juego. El Cid, oreja y oreja. Sebastián Castella, Ovación y dos orejas (simbólicas). Luis Bolívar, dos orejas y palmas