Páginas vistas en total

domingo, 3 de febrero de 2013

Estos son los novillos que saltaràn al ruedo de la bonita plaza de Castellar de Santisteban (Jaèn), el proximo dia 30 de marzo, en una novillada que se lidiarà en clase practica con alunnos de las escuela taurina, suerte para los chavales.
Este es el cartel de la proxima feria de Valdemorillo (MADRID), Ademas por si alguien no lo sabe toda via, seràn retrasmitidos en directo por el canal Autonomico de la televisiòn de Castilla la Mancha todos los festejos. Que todo salga bien y que ustedes los disfruten.
Plaza de toros de Sombrerete. 'No hay billetes'. Toros y novillos de Golondrinas. Pablo Hermoso de Mendoza, ovación y ovación; César Montes, ovación y palmas y Antonio Lomelín, ovación y oreja.
MAMERTO LÓPEZ DÍAZ MATADOR DE TOROS. APODERADO POR LA SEÑORITA BLANCA MARTIN, GRAN AFICIONADA Y ENTENDIDA DE TOROS, EL NUMERO DE TELEFONO DE LA MENCIONADA SEÑORITA ES, 619.253.058
Vilanova i la Geltrú (Barcelona), el 7 de febrero de 1979 Debút con caballos: Becerril de Campos (Palencia), el 17 de mayo de 2003. Temporada 2005: torea en 10 novilladas. El 15 de mayo torea en la Monumental de Barcelona. Debút en Las Ventas: 14 de octubre de 2006. Temporada 2006: 35 festejos (35 orejas y un rabo). El 28 de mayo toreó en la Monumental de arcelona. También toreó en las ferias de Moralzarzal, Mejorada del Campo, Brunete, Villaviciosa de Odón, Navas del Rey y Cobeña. También en la plaza de Sangüesa. Alternativa: en Sabiote (Jaén), la tarde del 23 de agosto de 2007. Padrino: Francisco Rivera Ordóñez. Testigo: Curro Díaz. Toro de González Sánchez-Dalp. Temporada 2007: corta dos orejas en Buitrago de Lozoya el 18 de agosto. Corta dos orejas al segundo, el día de su alternativa en Sabiote (Jaén) la tarde del 23 de agosto. Apoderado: Por Blanca Martin, telefono: 619.253.058 Otros datos: se formó en la Escuela Taurina de Cataluña (creada 1997 en L'Hospitalet de Llobregat. Luís Alcántara, director general. En sus primeros 10 años enseñó a 90 alumnos).
JUAN BELMONTE GARCÍA "EL PASMO DE TRIANA" (1892 - 1962)
Juan Belmonte García (a la derecha) posa junto a su amigo, José Gómez Ortega “Joselito o Gallito”, en la Plaza de Murcia en mayo de 1920, en la cumbre de “La Época de Oro del Toreo” Nació en Sevilla, en la calle Ancha de Feria en 1892. Su padre regentaba una humilde quincallería y, por cambiar de suerte, se fue a vivir al barrio de Triana. Cuando empezó a ser mocito, llegaron los torerillos, que no tenían otro norte confeso que restaurar la tauromaquia de Antonio Montes, único matador respetable y al que, naturalmente, ninguno había visto torear. De noche, se iban a las dehesas, apartaban algún novillo y lo toreaban con su chaquetilla a la luz de la luna. Como los mayorales no podían con ellos se hizo cargo la Guardia Civil. Pero estos trianeros imposibles se atrevían hasta con la Benemérita. Nadie creía en él, salvo Calderón, un banderillero del “Espartero”, que fue su padrino en las tertulias sevillanas. Tras un disparatado debut en Elvas, pudo, a trancas y barrancas, empezar a torear con nombre propio o prestado, en sustituciones granujientas, cuando por fin se coló en una novillada de la Maestranza, le echaron los dos novillos al corral. Ante el segundo, tras sonar el tercer aviso, tiró la espada, se hincó de rodillas, acercó la cara al testuz de la fiera y se puso a gritarle: " ¡Mátame! ¡Mátame!". El animal, mucho más prudente que el novillero, se volvió a los corrales sin mancharse las astas. Tras un invierno de desolación, trabajando como jornalero pudo volver a empezar desde abajo, en Valencia, y allí, derrochando un valor temerario, hacerse un hueco en la Fiesta. Desde Valencia, su nombre iba asociado al “Hule” y a la “Pálida”, esto es, a las cornadas de apariencia fatal. No era Belmonte un torero tremendista sino, según el público más entendido, simplemente suicida. Belmonte no admitía derechos de propiedad dentro del ruedo, ni a humanos ni a fieras. Esa fue su revolución. Lo demás fue valor, arte y un magnetismo especial para los públicos. Sólo le faltaba un rival y lo encontró en el torero más perfecto que ha dado hasta hoy la Fiesta: José Gómez “Gallito”, o “Joselito”. La rivalidad entre “Joselito” y Belmonte, que marca “La Edad de Oro del Toreo”, no fue una casualidad. José era una criatura portentosa con la ferocidad de la juventud, el duende de una dinastía, y el dominio de la técnica nunca visto. Era altanero, valeroso, soberbio, apolíneo. Tenía que tropezarse con su envés: el oscuro, el pobre, el enfermo, el que sólo podía poner frente al toro su infinita capacidad de morir. Y ese era Juan. Tan fatal era ese duelo que el primer día en que Belmonte triunfó en Sevilla quisieron sus enloquecidos partidarios hacerle pasar el puente de Triana no en hombros, que era poco para el semidiós, sino en andas, como “El Cachorro” en Semana Santa. Heroicamente resistió un cura el intento de robar las andas, amenazando de excomunión a los sacrílegos y, cuando al fin consiguió su propósito, rezongó: ¡Si por lo menos hubiera sido Joselito!". Desde 1914 España se divide entre “Gallistas” y “Belmontistas”. Con ambos llega un nuevo concepto de la tauromaquia, la creación de grandes plazas -como la Monumental de Las Ventas, impulsada por Joselito- y el acercamiento de los intelectuales a la Fiesta, mérito de Belmonte, que desde novillero se aficionó al trato de Valle-Inclán, Pérez de Ayala, Romero de Torres y otros artistas taurófilos. A veces, Belmonte se quedaba a dormir en el estudio de Solana o de Vázquez Díaz, a sus anchas entre libros y cuadros. Y no era una pose. Cuenta Josefina Carabias que Paco Madrid, compañero de las primeras capeas, le aseguró que junto a la espuerta con el utillaje taurino llevaba siempre otra llena de libros: "Un torero más leído y más bañado no lo ha habido ni lo habrá jamás". Con el dinero y la gloria llegaron los contratos para América, llenos de aventuras increíbles en el México de la revolución o en la Lima encantadora y colonial, que le recordaba a Sevilla, y en la que encontró esposa, aunque muy flaca para los gustos de entonces. ¿Cogidas? Todas. Pero la peor fue la de Joselito. Habían llegado José y Juan a ser grandes amigos. Del mismo modo que José acabó toreando en los terrenos de Juan, y Juan aprendiendo la técnica de José, aunque con limitaciones físicas, sus dos personalidades se fueron hermanando. Viajaban juntos en el tren y se cambiaban de vagón al llegar a las estaciones, para no defraudar. “Joselito”, que lo tenía todo, era muy desgraciado en amores. Enamorado de una muchacha de la aristocracia andaluza, el padre se negaba a consentir su matrimonio con el torero. José llegó a dar clases para leer mejor y mejorar su letra pero todo era inútil. También estaba harto del público, que se había cansado de verlos triunfar juntos y ganar dinero. El día antes de su muerte, torearon en Madrid y “Gallito” le dijo a Belmonte que debían retirarse, porque así no se podía torear. Juan estaba de acuerdo. Fue una tarde horrible. José canceló la corrida madrileña del día siguiente y se fue a torear a Talavera. Allí le esperaba la muerte. Belmonte murió con él. Luego se retiró dos veces, rejoneó, tuvo cortijo, ganado y millones. Envejeció lentamente, entre Madrid, Sevilla, y su finca de Utrera. De vez en cuando se le veía en "Los Corales", con sus gafas negras, hablando poco y del tiempo. Tenía en la boca la tristeza de la muerte que fue de otro. Con 70 años, en edad provecta, semi-jorobado, desquijarado pero poseedor de una ganadería, fincas y una fortuna envidiable, se enamoró sin esperanzas de una rejoneadora colombiana muy joven de nombre Amina Asís, quien no le correspondió en querencia. La tarde del 8 de abril de 1962, salió a pasear a caballo, arreó el ganado, contempló el ocaso, volvió a la casa, subió a su habitación, y se pegó un tiro. Reposa en paz don Juan Belmonte García, "el Pasmo de Triana", en el célebre cementerio de San Fernando de Sevilla, España, que fue inaugurado en 1852, y que guarda celosamente los restos de los afamados toreros : Manuel García Cuesta "El Espartero" (1865-1894); Joselito "El Gallo", "el Rey de los Toreros" (1895-1920); Francisco Vega de los Reyes "Gitanillo de Triana" (1904-1931); Ignacio Sánchez Mejías (1891-1934); Francisco Rivera "Paquirri" (1948-1984) y Manuel González Cabello (1929-1987). Curiosamente casi todos los difuntos enunciados, sepultos en tierra Santa Sevillana, con excepción hecha de don "Manolo González", fallecieron de alguna forma, de modo violento, lo que habla de su entrega y temperamento.
EL NOVILLERO DE DAIMIEL CARLOS ARANDA DE PREPARACIÒN EN EL CAMPO
En esta ocasión, el acontecimiento ha tenido lugar este domingo en la Finca “La Marquesa” lugar donde pastan las reses con el hierro de Torrehandilla y Torrealbero En los corrales de la plaza de tienta aguardaban un eral y dos utreros, que han dado un buen juego en general, destacando el lidiado en segundo lugar que se le ha concedido el indulto. Como dirían los viejos aficionados nuestra joven promesa progresa adecuadamente, estando a la altura de los novillos, especialmente en la faena de su segundo oponente al que ha cuajado por ambos pitones recibiendo la felicitación del ganadero y de los profesionales allí presentes. Hay que destacar que se han desplazado cerca de un centenar de seguidores del joven torero “Carlos Aranda”.
Tlacotalpan, Veracruz. Viernes, 1 de Febrero de 2013. Lleno en los tendidos. Toros de La Guadalupana. Leonardo Hernández: ovación y dos orejas. Gastón Santos: dos orejas y ovación.
Ajalvir (Madrid). Festejo de rejones. Un tercio de entrada. Cuatro toros de Julio Aparicio, bien presentados y nobles, en general; y dos de Eusebio Naranjo (1º y 6º), nobles. Álvaro Montes: oreja y oreja. Riveiro Telles: ovación con saludos y silencio. Roberto Armendáriz: dos orejas y dos orejas y rabo.
Plaza de toros de Candeleda (Avila). Tres cuartos de entrada. Toros de Fernando Peña. Uceda Leal, oreja y oreja. César Jiménez, oreja y dos orejas. Alberto López Simón, dos orejas y oreja.
Plaza de toros de Ambato (Ecuador). Toros de Huagrahuasi y Triana de buen juego en su conjunto, indultado el 4º Catedral, de 467 kg con el hierro de Triana. Juan Bautista, oreja y dos orejas. El Fandi, ovación y dos orejas y rabo simbólicos. Juan Francisco Hinojosa, oreja y dos orejas y rabo simbólicos.
Plaza de toros La Luz de León. Quinta corrida de feria. Casi lleno. Nueve toros de Fernando de la Mora, el noveno como sobrero de regalo, Indultados 7º y 8º, y vuelta al ruedo al 4º. 'El Payo', silencio, ovación y oreja en el de regalo; Juan Pablo Sánchez, oreja y dos orejas y rabo; Arturo Saldívar, oreja y dos orejas y rabo simbólico y Diego Silveti, vuelta al ruedo y dos orejas y rabo simbólico tras indulto. Arturo Saldívar se llevó el trofeo en disputa 'Espectáculos Taurinos de México'.
Plaza de toros de Medellín. Tercera corrida Feria de La Macarena, menos de media plaza. Toros de La Carolina de gran trapío y variado juego. El sexto premiado con la vuelta al ruedo. Javier Castaño, vuelta y oreja; Luis Bolívar, silencio y palmas e Iván Fandiño, palmas y dos orejas.