Páginas vistas en total

miércoles, 17 de octubre de 2012

LA CASTILLEJA
Divisa: Celeste y rosa. Señal: hoja de higuera en la derecha y muesca en la izquierda. Antigüedad: 9 de julio de 1911. Finca: "La Castilleja", en PEÑARROYA-PUEBLONUEVO (Córdoba) Temporada 2008: lidia toros para rejones en Osuna la tarde del 18 de mayo. Lidia toros para rejones en Baeza la tarde del 10 de agosto. Temporada 2007: lidia toro para rejones en Zufre la tarde del 1 de abril. Temporada 2006: lidia toros para rejones en Vitoria la tarde del 25 de julio. Lidia cinco toros para rejones en Andújar la tarde del 8 de septiembre. Lidia cuatro toros en Almodóvar del Río la tarde del 8 de octubre. Temporada 2005: lidia novillo en Pozoblanco, en la tarde del 29 de enero. Lidia toros para rejones en Plasencia la tarde del 10 de junio. Lidia toros para rejones en Roquetas de Mar la tarde del 17 de julio. Lidia toros en Pozoblanco la tarde del 22 de septiembre. Lidia novillo para rejones en Roquetas de Mar la tarde del 25 de septiembre. Lidia cuatro toros en Almodóvar del Campo la tarde del 9 de octubre. Temporada 2004: lidia toros en Cáceres, en la tarde del 30 de mayo. Lidia utreros en Montoro, en la tarde del 12 de octubre. Temporada 2003: Lidia en Córdoba, en la tarde del 20 de septiembre. Temporada 2002: lidia toros en La Cañada, en la tarde del 25 de mayo. Temporada 2001: lidia en Porcuna, en la tarde del 4 de septiembre. Procedencia: Fundada en 1898 por Celso Pellón con reses de Adalid, Conradi e Ybarra. En 1908 fue vendida a Genaro López Quiján, y de éste a José de la Cova, quien en 1930 la aumentó con un lote de vacas procedentes de Urquijo y un semental del Conde de la Corte. En 1941 compraron un lote de hembras de Villamarta. En 1946 se partió en dos lotes, uno para José de la Cova que puso nuevo hierro. En 1952 agregó un lote de Arruza, procedente de Felipe Bartolomé y Joaquín Buendía y en 1953 un semental de Isaías y Julio Vázquez. En 1978 fue reducida la ganadería y vendida a los señores García Galán y Morán Gomés, quedando desde 1981 el primero como único propietario y anunciándola "La Castilleja". En 1982 eliminó todo lo anterior, adquiriendo un lote de reses de los señores Martínez Elizondo, procedencia Urquijo, y otro del mismo origen a los señores Martínez Uranga. Toros notables: Agujero nº 76, lidiado por Vidrié y Vargas en Teruel en 1981, vuelta al ruedo; Corredor nº 38, lidiado por L. Francisco Esplá en Tarragona en 1981, vuelta al ruedo; Salomón nº 21, lidiado por J. Buendía en Cuéllar en 1983, tres vuelas al ruedo.
La Chicuelina
Después de la verónica, la chicuelina es el lance que más ejecutan en la actualidad matadores y novilleros, por su vistosidad y gracia. Esta suerte se realiza citando de frente al toro, con los brazos abiertos y semi-extendidos hacia adelante. El cite debe hacerse a una distancia que permita al diestro, cuando el toro se arranque, marcarle la salida hacia cualquiera de los lados, con un movimiento simultáneo de brazos y muñecas. Cuando el toro va pasando cerca del cuerpo del torero, éste simultáneamente gira media vuelta en sentido contrario; gracias a este movimiento, su cuerpo queda envuelto en el capote. Así concibió este lance el pinturero torero sevillano Manuel Jiménez "Chicuelo", con la salvedad de que éste toreaba con los brazos muy arriba, y en la actualidad se hace con las manos bajas, e iniciando el giro cuando prácticamente ha pasado en su totalidad el toro. Para darle mayor profundidad a este lance, algunos toreros llevan al burel hacia su espalda, con la misma mano que le marca la salida, retrasando así hasta el último momento el giro que se da en sentido contrario al viaje del burel, mientras que con la otra mano "jalan" el capote para estar en posibilidad de repetir este lance por el lado contrario. Ejemplos de esta manera de torear son Silverio Pérez, y José María Manzanares. Mención aparte merecen las chicuelinas de Paco Camino y Manolo Martínez, quienes para darle mayor lentitud a este lance, dejaban "casi muerto" el capote, y retrasaban el giro del cuerpo cuando el toro casi ya había pasado. De la chicuelina, se dice que la inventó Manuel Jiménez Moreno "Chicuelo" (1919-1951); de este apodo viene precisamente el nombre de "chicuelina". Manuel Jiménez la ejecutó por primera vez en Valencia, España, el 9 de abril de 1922. Sin embargo, su verdadero origen lo tiene en el toreo bufo y su inventor fue Rafael Dutrús "Llapisera". Chicuelo sólo la llevó al toreo serio.
Como Cagancho en Almagro
Es una expresión ya un poco en desuso; pero todavía hay mucha gente que la conoce y la utiliza. Se dice «quedar como Cagancho en Almagro» como sinónimo de hacer las cosas verdaderamente mal y en público. Y es una expresión bonita desde el punto de vista histórico porque su precedente es muy concreto. Y no hace ni un año que cumplió ochenta. Por eso hoy quiero contaros de dónde viene. Lo primero es explicar lo de Cagancho. Joaquín Rodríguez, de mote Cagancho, fue uno de los más famosos toreros de su época, en las primeras décadas del siglo pasado. Y decir eso es decir mucho. Un rapero americano de éxito o Ronaldinho son personas de parecido nivel de conocimiento y admiración, aunque yo creo, sinceramente, que en un ámbito local de España, la fama de Cagancho les supera. En los años veinte los toros eran prácticamente, junto con el cabaret y el teatro, las únicas diversiones de masas existentes. El fútbol aún no era lo que es hoy y el cine estaba en mantillas. Así pues, debemos entender que este matador de toros era un gran líder de masas con una capacidad de atracción reservada a muy poca gente. Por eso, cuando en agosto de 1927 se anunció que en la corrida del día 26 torearía el maestro en Almagro, todo el mundo tuvo claro que se produciría una auténtica marea humana hacia este pequeño pueblo. La principal comunicación con Almagro, en aquellos momentos en que la red de carreteras estaba prácticamente inventándose, era el ferrocarril, concretamente el que venía de Ciudad Real. Y aquel día llegó a la estación de Almagro con gente subida a los estribos, sentada en los topes, en cualquier parte. El tren venía repleto de personas que habían pagado en Ciudad Real auténticas fortunas en la reventa para poder estar en aquella corrida. Según los testimonios que he podido consultar, cuando menos entonces la plaza de Almagro era un lugar elástico donde la gente se apretujaba más o menos según quién viniera. Como aquella vez había tanta expectación, se llenó hasta la bola; una hora antes de comenzar en festejo ya no se cabía dentro. Las crónicas meteorológicas nos dicen que hacía un sol que derretía los testículos. Formaban terna con Cagancho Antonio Márquez y Manuel del Pozo, Rayito. Dos toreros de menor jaez. El primer germen de aquella mala tarde, de ésas que según Chiquito de la Calzada tiene cualquiera, fueron precisamente aquellos largos minutos en los que el personal estuvo embotellado en la plaza, codo con codo, pasando un calor de la hostia y escuchando los rumores de los maledicentes, según los cuales Cagancho no llegaría a aquella placita de mierda y a última hora se disculparía de actuar. Desde fuera de la plaza, Radio Macuto radiaba que el maestro no había llegado al pueblo. Los nervios se pusieron a flor de piel. Pero llegó. A las seis en punto, hora del paseíllo, pero llegó. Salió al ruedo un primer toro colorado de la ganadería de Pérez Tabernero. Tomó seis varas y mandó al suelo a varios jinetes. Márquez y Rayito, como era entonces costumbre, hicieron sus correspondientes quites (si el toro fue siete veces al caballo, tuvieron un montón de oportunidades para ello). Sin embargo, aquí se empezó a ver que Cagancho había llegado a Almagro desganado. Sobraron las oportunidades, sí. Pero él no hizo un solo quite. El toro le tocaba a Márquez y éste, a la hora de matar, comenzó a montar la tangana, pues se encaró con el morlaco sin muleta y se dedicó, simple y llanamente, a apuñalarlo. Fue advertido por la presidencia y recibió sonora bronca. Para entonces, el personal llevaba ya más de una hora pasando calor y, hemos de suponer, pasándose la bota de vino. Alegres, cabreados, alegres según el momento. Rayito, dicen las crónicas, estuvo bien con su segundo. El tercero, primero de Cagancho, era un toro colorado y bragao. Hasta el momento Cagancho ni siquiera había desplegado el capote (no había hecho ni un solo quite) y siguió en la línea. No es que yo entienda mucho de toros, pero es una ley universal que si ante un animal dudas, lo acaba notando. Consciente de que era su toro y de que no podía dejar de hacer un quite, Cagancho intentó ejecutarlo, pero el toro le desarmó, haciendo volar la capa, momento en el que el maestro salió cagando leches hacia la barrera. Ahí fue donde empezó la bronca de verdad. En la lidia propiamente dicha, el torero se mostró distante y cobarde. A la mínima que el toro le miraba, echaba a correr. Tanto miedo tenía Cagancho que hizo algo increíble: pinchó al toro en el cuello, y después en el brazuelo, lugares ambos absolutamente vedados, no ya para un torero de gran fama, sino para un puto estudiante de primero de la escuela de tauromaquia. En ese momento el teniente Juan Ayuso, jefe del destacamento de la guardia civil que vigilaba el espectáculo, dio orden a sus hombres de que impidiesen que nadie saltase al callejón. Con ese sexto sentido que da el portar tricornio, ya se había dado cuenta de que aquella tarde se iba a ganar el sueldo. Cagancho pinchó nueve veces más y entró a descabellar cinco. A la arena comenzaron a llover primero las almohadillas; cuando se acabaron las almohadillas, las botas de vino; cuando se acabaron las botas, botijos; y cuando se acabaron los botijos, cualquier cosa sólida. Dato importante: nadie tira una bota por usar. Estarían ya vacías. El personal tenía un calor de cojones; había pagado una fortuna para ver a un tipo huir del toro y asaetearlo alevemente; y, además, estaban mamados. Aquello no podía salir bien. Márquez, dicen, estuvo cojonudo con el cuarto. Pero al público le dio igual. Rayito también cumplió. No obstante, la gente quería que saliera el sexto, a ver si el señor Galáctico destapaba de una puta vez ese tarro de las esencias que dicen que tienen los toreros artistas. Para colmo, el toro que le salió a Cagancho no era un toro, sino un oso Kodiak bien alimentado. En la suerte de varas, mató a varios caballos (entonces los caballos de picar no llevaban peto). Todo el mundo en la arena se puso nervioso. Los subalternos toreaban a siete kilómetros de los cuernos, Márquez hizo un quite desde su casa, los picadores se hacían caquita cuando el morlaco todavía estaba a diez metros de ellos, y los banderilleros no banderillearon tirando los garapullos como dardos porque no les dejaron. Cagancho, al parecer, estaba preparado para situaciones así. En la faena propiamente dicha, sacó una muleta descomunal y comenzó a torear con el pico de la tela, manteniendo por lo tanto al toro en otra galaxia. No contento con eso, en uno de los pases, mientras el toro estaba a su lado, le largó un espadazo en el vientre, y luego otro. El toro, claro, se cabreó más de lo que ya de por sí se cabrea un toro cuando lo lidian. Lo miró mal, así que el torero tiró los trastos y repitió la suerte del tercer toro: a toda hostia hacia la barrera. Y, una vez dentro, como el toro se le acercase, ¡le pinchó de nuevo! El tercer aviso, signo de que el toro es devuelto al corral porque el torero es incapaz de matarlo, sonó mientras Cagancho seguía intentando matar al animal sin salir de la barrera. Lo hacía pinchándole en los costados, en los brazuelos, en cualquier lugar menos allí donde ha de hacerse según marca el arte de Cúchares. Aquellos de los subalternos que se atrevían a saltar a la arena lo hacían con sus espadas debajo de las muletas, se acercaban al toro y le pinchaban también alevosamente, en cualquier parte. A aquel toro no lo mataron. Lo asesinaron. Estaba el toro vivo, y el ruedo ya comenzaba a llenarse de espectadores que, sudorosos, cabreados y borrachos, habían saltado a la arena con la nada serena intención de saltarle los empastes a hostias al torero gitano. La guardia civil es mucha guardia civil. Pero una turba enfervorizada puede con todo. Son más y, una vez que el ser humano llega a ese punto en que todo le importa un huevo, no hay argumento que les frene. Las gentes comenzaron a perseguir a Cagancho, el cual intentó, con la espada en la mano, salir de najas de la plaza. Un espectador le agarró del cuello y, arrojándole en dirección contraria, le gritó. ‑¡Al toro, coño! ¡Cobarde! Otro le arreó una hostia en pleno carrillo. Y allí estaba Cagancho, en medio de un ruedo lleno de gente que le rodeaba para darle una paliza; ruedo en el que todavía había un toro vivo, sangrando por sus mil heridas, soltando tornillazos y llevándose a la gente por delante. Entonces cargó el ejército, concretamente un destacamento de Caballería que se encontraba allí reforzando a la guardia civil. A caballo y en plan cabrón, consiguieron convencer al público de que se tranquilizase un poco. No sin esfuerzo, despejaron el anillo. Ocho guardias civiles rodearon a Cagancho y lo sacaron de la plaza, entre una lluvia de todo tipo de objetos y fluidos corporales humanos, preferentemente faríngeos, epigástricos y nasales. El fracaso de Cagancho en Almagro es, efectivamente, la bronca más gorda ocurrida jamás en un espectáculo público en España. La marcha del diestro fue seguida de disturbios en los alrededores de la plaza en los cuales las fuerzas del orden tuvieron que cargar a caballo con una virulencia que ríete tú de los pipiolos antisistema. Almagro aquella tarde fue una batalla campal. Tan, tan fuerte, que quedó en la memoria de los españoles, para los cuales, aún sin haber estado allí, aún sin haberlo vivido, «quedar como Cagancho en Almagro» se les grabó en la memoria como el símbolo de, que diría Barrancas, un fracaso absoluto. Los testimonios que he podido leer describen a un Cagancho todavía vestido de plata refugiado en el salón de actos del Ayuntamiento de Almagro, custodiado por la guardia civil para que el personal que estaba en la calle no lo matase, fumando indolentemente y como resignado. Así es la vida. Yo quería quedar bien, pero lo que no pue zé, no pue zé. Uno de sus subalternos se queja a la guardia civil. -¿A usted le parece lógico que a éste [Cagancho] lo quieran meter en la cárcel por no haber matado un toro y a nosotros nos quieran hacer lo mismo por matarlo? Fuente: Historias de España.
San Pedro Regalado el patròn de los Toreros
Nació en Valladolid en 1390. Hijo de Pedro Regalado y María de la Costanilla, ambos de Valladolid. A los 14 años es recibido en la Orden Franciscana y llega al eremitorio de La Aguilera, fundado por Pedro de Villacreces, quien había comenzado en Castilla la Reforma de la Orden, con la intención de volver al estilo sencillo de vida de S. Francisco de Asís y sus primeros hermanos, que habitaban entre la gente humilde en la periferia de villas y ciudades. Pedro Regalado fue un entusiasta promotor de esta forma de vida. Habitando en La Aguilera se entregó apasionadamente a vivir el Evangelio y a compartir las necesidades y anhelos de la gente sencilla de estos pueblos. En 1412 es ordenado sacerdote y celebra su primera misa en la primitiva ermita, actual Capilla de la Gloria. En 1415 es nombrado superior de este convento y también lo será del Abrojo en las cercanías de Valladolid. Su paso por estas tierras del Duero fue un reguero de solidaridad, cercanía y ternura con la gente más desfavorecida, como muy bien ha sabido recoger la memoria popular plasmada en la rica iconografía. Muere el 30 de marzo de 1456, siendo beatificado en 1683 por Inocencio XI, siendo declarado patrón de los toreros, y canonizado el 29 de junio de 1746 por Benedicto XIV. Su fiesta se celebra, con gran concurrencia de gentes de la Ribera del Duero y de Valladolid, ciudad de la que es patrono, el 13 de mayo, fecha de la traslación de su cuerpo en 1692 a la urna del Camarín donde hoy se veneran sus restos. La cofradía de S. Pedro Regalado, a la que pertenece todo el pueblo de La Aguilera, se ocupa con entusiasmo de dar esplendor a la fiesta. Fue declarado Patrono de los toreros por haber amansado a un toro bravo que huía del coso de Valladolid, a las puertas del convento del Abrojo en Laguna de Duero, provincia de Valladolid. Su fama de santidad ratificada por la Iglesia y sus sagrados restos que el pueblo venera en el Santuario de La Aguilera ha hecho posible que de las casas que surgieron con esta Reforma sea una de las pocas que se mantienen milagrosamente en pie. La figura de San Pedro Regalado y el monasterio de La Aguilera ha estado muy unido a la familia real de los Trastámara, de modo singular a los Reyes Católicos, quienes visitaron el monasterio varias veces, y sus sucesores los reyes de la casa de Austria. San Pedro Regalado no falta en ninguna de las capillas existentes en la actuales plazas de toros, a donde se recogen los toreros antes de salir a la plaza a torear.
Trofeos Pilar 2012
En la noche del domingo, 14 de octubre, se fallaron los premios correspondientes a la Feria del Pilar de 2012 y son los siguientes: Triunfador de la Feria: Juan José Padilla Trofeo a la mejor faena: El Juli (5º Garcigrande) Trofeo al valor: Juan José Padilla Trofeo a la mejor estocada: Jiménez Fortes (3º Bañuelos) Trofeo al mejor puyazo: Tito Sandoval (4º Peñajara) Trofeo al mejor par de banderillas: David Adalid (4º Peñajara) Trofeo al toro más bravo: Flameado (6º Ana Romero) Trofeo a la corrida mejor presentada: Peñajara
Esto ocurria en la ultima corrida de feria en Zaragoza, como ya saben todos ustedes en este coso al salir el ultimo toro del encierro la banda de musica toca una jota, por eso se le llama a este toro el de la jota, y miren por donde una pareja de mañicos se puso a bailar en el tendido, que belleza verdad.
MIMIAHUAPAN
Divisa: Morado y amarillo. Propietario: Lic. Alberto Bailleres G. Finca: Ex Hacienda de Begoña. Municipio de Doctor Mora, Guanajuato. Temporada 2008: lidia dos toros en Guadalajara la tarde del 17 de febrero. Lidia siete toros en Aguascalientes la tarde del 5 de mayo. Lidia toros en Irapuato la tarde del 20 de noviembre. Temporada 2007: lidia toros en Guadalajara (México) la tarde del 11 de febrero. Indulta toro, "Reencuentro", nº 380 y con 490 kilos, en Ciudad Juárez la tarde del 8 de abril. Lidia toros en Monterrey la tarde del 19 de noviembre. Temporada 2006: lidia toros en León (México) la tarde del 15 de enero. Lidia cinco toros en Guadalajara (México) la tarde del 19 de febrero. Lidia toros en Aguascalientes la tarde del 25 de abril. Lidia toros en Tijuana la tarde del 20 de agosto. Lidia toros en San Luis de Potosí la tarde del 19 de noviembre. Temporada 2005: lidia toros en León (Guanajuato), en la tarde del 20 de enero. Lidia toros en Aguascalientes, en la tarde del 12 de febrero. Lidia toros en Monterrey la tarde del 13 de noviembre. Lidia siete toros en Irapuato la tarde del 20 de noviembre. Temporada 2004: lidia toros en Aguascalientes, en la tarde del 5 de mayo. Lidia toros en Tijuana, en la tarde del 10 de octubre. Lidia toros en Monterrey, en la tarde del 17 de octubre. Lidia toros en León (Guanajuato), en la tarde del 12 de diciembre. Temporada 2003: lidia toros en León (Guanajuato), en la tarde del 12 de diciembre. Temporada 2002: lidia toros en León, en la tarde del 19 de enero. Lidia reses en Aguascalientes, en la tarde del 25 de abril. Lidia reses en Aguascalientes, en la tarde del 4 de mayo. Temporada 2001: lidia en León (Guanajuato), en la tarde del 28 de enero. Procedencia: fundada en 1948 por Luis Barroso Barona y Luis Xavier Barroso Chávez en la Ex Hacienda de San Miguel de Mimiahuapam en el municipio de Tlaxco, Tlaxcala con 200 vacas y varios sementales de Torreón de Cañas.
La Escuela Taurina Municipal de Almería celebrará el próximo fin de semana unas jornadas que servirán de colofón a la temporada. Así lo anunciaron ayer el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería y vicepresidente del Patronato Municipal Taurino, Ramón Fernández-Pacheco, acompañado por el director de la Escuela Municipal Taurina de Almería (ETMA), el torero Ruiz Manuel. Junto a ellos, se sentó José Cabrera, alumno aventajado de la Escuela. Bajo la denominación Jornadas Taurinas 2012, la propuesta contempla la celebración el sábado noche, a partir de las nueve de una mesa redonda, titulada Influencia y aportación de las escuelas taurinas en la Fiesta de Toros. El lugar elegido para este acto es el Gran Hotel Almería. Al día siguiente, el coso de la Avenida de Vilches se llenará de ilusión y de toreo naciente, a partir de las doce horas, con motivo de la clase práctica en la que se anuncian los tres alumnos de la escuela almeriense que más progresos han evidenciado en lo que va de año como son José Cabrera, Sergio Roldán y Rubén Martínez. Junto a ellos harán el paseíllo Cristian Clement, de la escuela valenciana, Daniel Crespo de la de Jerez y Adrián Henche de la de Guadalajara. Se lidiarán erales de Adolfo Martín. Fernández Pacheco destacó en la presentación de esta jornadas el compromiso del consistorio almeriense con la Fiesta de Toros y su deseo de que la ETMA “siga creciendo”, añadiendo su convencimiento de que esta entidad “está consolidadísima y que va a más”. Por su parte, Ruiz Manuel adelantó algunos detalles de interés de este festejo, como es el hecho de que antes de su inicio formal, los alumnos que están ahora iniciándose y que no figuran en el cartel, ofrecerán una exhibición de toreo de salón para después proponer a los niños y niñas que lo deseen la posibilidad de bajar al ruedo y manejar los trastos. “Yo también fui niño y para habría sido un sueño coger una muleta en el ruedo”, comentó el torero. La entrada será gratuita con invitación. Las invitaciones se pueden conseguir en la taquilla del Apolo y en la Concejalía de Cultura (Plaza de la Constitución). La generosidad del ganadero herido por asta de toro El concejal Ramón Fernández Pacheco y Ruiz Manuel subrayaron su agradecimiento al ganadero Adolfo Martín por su generosidad al regalar los seis erales que se van a lidiar el domingo. Unido a este agradecimiento, ambos pronunciaron palabras de esperanza por la pronta recuperación del prestigioso ganadero. Como es sabido, Adolfo sufrió un gravísimo percance el pasado 24 de septiembre en una faena rutinaria en su ganadería, que le mantiene, a día de hoy, en la UCI del Reina Sofía de Badajoz. La voluntad expresada a su hijo fue la de mantener la lidia de este encierro en la clase práctica almeriense. Fruto de una gestión de Antonio Berenguel, presidente de la Asociación de Taurinos de Almería, Adolfo Martín ha querido colaborar con la Escuela Taurina Municipal de Almería, aunque no suele enviar reses para novilladas sin picar. Fuente: Escuelas Andaluzas.
El novillero madrileño Gonzalo Caballero ha sido designado por la Tertulia Taurina Los 13 como mejor novillero con caballos durante la temporada 2012 en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. El jurado reunido para tal efecto, presidido por Martina Blatiere, ha proclamado al novillero triunfador en una primera votación al obtener la mayoría de los sufragios emitidos. La Tertulia Taurina Los 13 es una de las entidades taurinas de mayor prestigio de la capital hispalense, caracterizada por el fomento y la difusión de la Fiesta de los Toros. Cada año esta reconocida tertulia, que presidiera el recordado Juan Carlos Torres, premia al novillero con picadores más destacado de la temporada en la Real Maestranza. Julio Aparicio, Manuel Caballero, Cristina Sánchez, Julián López El Juli, Luis Mariscal, Salvador Cortés, Manuel Escribano, Miguel Ángel Delgado, Oliva Soto o Esaú Fernández, entre otros, han recibido el prestigioso galardón que este año alcanzará la XXII edición. Gonzalo Caballero, de 20 años, ha sumado dos orejas en la Maestranza en la presente temporada a lo largo de sus tres comparecencias. La primera de ellas la cortó el pasado 13 de abril, en la tarde de su presentación en Sevilla y que significaba su debut con los del castoreño. Su segundo trofeo lo obtuvo en la novillada de triunfadores celebrada el pasado 21 de septiembre con motivo de la Feria de San Miguel. Durante la temporada 2012 ha tenido actuaciones destacadas en la plaza de toros de Las Ventas y en Pamplona durante la Feria de San Fermín. La reunión del jurado tuvo lugar en la céntrica Bodega Salazar donde el tercer martes de cada mes se reúnen todos los miembros de la Tertulia Taurina Los 13, a la que pertenecen aficionados de reconocido prestigio como Martina Blatiere, Fernando Moreno, Miguel Ruiz de Vargas, Luis Pastor, Enrique Gamero, Pepe Salazar, Pedro Valiente, Ramón Mateos, Carmen Osorno o Carlos J. Trejo, entre otros. La entrega del premio tendrá lugar el próximo mes de febrero en el transcurso de una cena en un restaurante sevillano. Fuente: www.cultoro.com/
El ganadero Adolfo Martín sigue evolucionando favorable aunque lentamente de las tres graves cornadas que sufrió hace 21 días en su finca, y que le ocasionaron graves daños en hígado, pulmón y safena. Un día después de haber sido trasladado a planta, el criador se encuentra 'mejor, quirúrgicamente se encuentra bien, pero lo más preocupante ahora es la anemia, tiene que recuperar las fuerzas y el peso que ha perdido en la UCI', según afirma su hijo Adolfo Martín Gómez. Aunque aún quedan días para su salida del hospital -los médicos aún no estiman cuánto tiempo podría permanecer ingresado- su hijo asegura a este medio que los médicos han autorizado su traslado a Madrid, a expensas de que supere la anemia que padece: 'Estamos pensando trasladarlo a Madrid, aunque aún no se puede porque debe coger fuerzas y peso. Pero no descartamos llevarlo la próxima semana a Madrid si todo va bien'. Fuente: Mundotoro. Ganadero, animo y a recuperarse.