Páginas vistas en total

martes, 5 de febrero de 2013

Plaza de toros La México. Decimoséptima de la Temporada Grande. Corrida del Aniversario. Casi lleno en el numerado. Toros de San Isidro (1º, noble, premiado con arrastre lento, 2º y 3º, de nulo juego), justos de presentación y Barralva (4º, serio y exigente, 5º, manejable aunque complejo y 6º, de buen juego), bien presentados. Zotoluco, ovación y división de opiniones; Morante, pitos y silencio tras aviso y El Payo, palmas y ovación tras petición de oreja. Numerosos aficionados se manifestaron en el ruedo en defensa de La Fiesta. Destacaron el picador Nacho Meléndez y el banderillero Cristian Sánchez en el cuarto.
MANUEL GRANERO VALLS
Matador de toros nacido en Valencia el 4 de abril de 1902, en la calle San Antonio nº 1 del Barrio del Pilar, descendiente de una familia burguesa, cursa estudios de música, llegando a ser un buen violinista, profesión que abandona por su afición a los toros, en 1914 con tan sólo doce años de edad se lanza de espontáneo en la Plaza de Toros de Valencia y a partir de este momento su afición se decantaría por el mundo del toro. Sus triunfos como novillero en 1920 en las Plazas de Barcelona Santander y Madrid, al poco de morir Joselito, le llevan a la alternativa, la que recibió de Rafael "El Gallo" el día 28 de septiembre de 1920 en la Plaza de Sevilla. El 22 de abril de 1921 confirmó en Madrid con Chicuelo de padrino. Apenas cumplidos veinte años, el 7 de mayo de 1922 en Madrid, en corrida en la que Marcial Lalanda confirmaba alternativa con el testimonio de Juan Luis de la Rosa, Granero, en crema y azabache (El cronista Juan José de Bonifaz, extrañamente refiere que vestía ese día de azul marino y oro), siendo empitonado, por la pierna derecha, por un toro cárdeno, bragado, de nombre "Pocapena" de la dehesa del Duque de Veragua XV, quinto de la tarde, de mucho poder y nervio, y que había derribado a los picadores en las cuatro varas que recibió, y el que al inicio de su quehacer con la muleta, estando cerca de las tablas, al darle un pase ayudado por alto (o del Celeste Imperio), le derrumbó sobre el albero, y codicioso, a base de derrotes, lo llevó hasta debajo del estribo del tendido 2, donde le introdujo, por desventura, un cuerno por el ojo derecho hasta el cerebro contra la barrera, causándole la muerte casi en forma instantánea, falleciendo a poco en la enfermería, donde nada pudieron hacer, más que coser, de la mejor manera posible, las terribles heridas en el rostro del espada que quedó desfigurado, y con seña de dolor. Fue enterrado en el Cementerio General de Valencia, en medio de una gran manifestación de duelo, en un mausoleo realizado por el escultor valenciano José Arnal García. Granero, dejó ver en su corta vida de torero una excepcional valentía, además de muy buenas maneras, sobre todo con la muleta y por la derecha, así como una notable creatividad (fue el creador del conocido y vistoso "pase de la firma"); todos ellos indicios de que, perfeccionando el dominio de los toros, hubiera podido llegar a ser un fuera de serie, dominaba como pocos el acero y las banderillas. (Crónica de don Juan José Zaldívar Ortega, de su obra Víctimas del Toreo. " Por su parte, el erudito taurino, don Juan José de Bonifaz Ybarra, refiere de su tragedia, que << ¡Con cuanta ilusión ciñó aquel tierno terno azul marino y oro Manuel Granero Valls la tarde del 7 de mayo de 1922 en la plaza de Madrid! Estaba seguro que triunfaría en el empeño al competir con Juan Luis de la Rosa y Marcial Lalanda, quien confirmaría en tal oportunidad su alternativa. El cartel de “no hay billetes” sobre las taquillas del coso demostraba la expectación surgida. El astado que salió en quinto lugar, “Pocapena”, con la divisa del duque de Veragua, empitonó al diestro por la pierna derecha al iniciar la faena con un pase ayudado por alto, los que entonces se denominaban “del Celeste Imperio”. Una vez el espada sobre la arena, el toro, de varios derrotes, metió el cuerpo del torero bajo el estribo del tendido 2, el de la cátedra de aquellos tiempos, para tirarle una cornada que, penetrando por el ojo derecho, le destrozó la masa encefálica con fractura de diversos huesos del cráneo. La firme esperanza, no solo de la afición de su Valencia natal, sino de toda España, llegó sin vida a la enfermería de la plaza. El violín, en este caso tanto de Ingres como de Granero (había estudiado para violinista), quedaba así callado para siempre. " Manuel Granero, en el trágico momento en que el asta de «Pocapena», penetra en la región orbitalina derecha, siguiendo su recorrido, con fractura del fondo de esta cavidad; sigue por la fosa cerebral media, atravesándose en toda su extensión, destrozando la masa encefálica; los huesos frontal, etmoides, esfenoides, parietal, temporal, maxilar superior y malar, con desgarramiento de partes blandas del pericráneo, desde la órbita y procedencia de gran cantidad de masa encefálica, con fractura igulamente del cráneo, que da comunicación con esta cavidad y de ésta con la faringe. La herida es mortal de necesidad. Otra herida contusa de tres centímetros en la cara anteriointerna del muslo derecho. El herido que penetró en la enfermería en estado agónico, falleció momentos después.
Conferencia Eduardo Miura en Las Ventas de Madrid La Peña Taurina "Carnicerito de Úbeda" presente en la 1ª Conferencia Taurina de la peña "Los de José y Juan". LVI Cursillo de Conferencias Taurinas. Plaza de Toros de Las Ventas. Aula José Mª de Cossío. Un año más y ya se cumplen cincuenta y seis ininterrumpidamente, fieles a su compromiso con la afición, la Cultura y nuestra incomparable Fiesta Nacional, la Peña Taurina "Los de José y Juan" celebran su Ciclo de Conferencias. Representantes de la Peña Taurina "Carnicerito de Úbeda" han podido estar en la primera de ellas. Este pasado fin de semana compartimos tiempo taurino en la Villa y Corte de Madrid asistiendo a varios actos, uno de ellos fue el pasado sábado en la Plaza de Toros de Las Ventas al 56º Cursillo de Conferencias Taurinas de la Peña "Los de José y Juan". Esta 1ª conferencia estuvo a cargo de D. Eduardo Miura Martínez, uno de los dos legendarios ganaderos que junto a su hermano Antonio son los responsables de esta antiquísimo hierro. D. Eduardo bajo el título "Miura en la época de José y Juan", disertó sobre aquella brillante etapa del toreo. El acto fue presentado por D. Alberto Fernández Torres, socio de "Los de José y Juan". D. Eduardo estuvo sencillamente magistral haciendo un recorrido general por su ganadería prácticamente desde que la fundara Juan Miura allá por el año 1842. Si tuviera que poner un titular a la Conferencia, lo haría diciendo "Ya no hay broncas en las Plazas de Toros". D. Eduardo Miura con ese singular acento tan sevillano y con una voz templada como el buen toreo, el toreo de verdad, dijo entre otras cosas las siguientes: - El miura de ahora no es como el de antes, todo evoluciona, pero sigue siendo Miura. - Los toreros de antes no ponían tantas pegas a la hora de torear ciertas ganaderías, hoy día hasta en las tientas ponen pegas si el terreno está en unas condiciones que se resbala un poco de nada a causa de la lluvia. - Nosotros hay cosas que ya no hacemos como antes, pero hay tradiciones que nos gusta mantener, respeto a los mayores y ciertas cosas que nos acercan a nuestros antepasados. - Los toros que vayan a Sevilla los elegimos nosotros, quien los toree eso no es cosa nuestra, no los vamos a cambiar porque este uno u otro en el cartel. - Sobre Madrid, por unas y otras cosas la cosa no encaja, a veces el dinero, otras no hay toros suficientes, nosotros ahora mismo primero nos debemos a Sevilla y Pamplona, no tenemos tantos toros para plazas de primera. - Ya no hay broncas en las plazas como antes, todo forma parte del espectáculo, tiene que haber de todo, algo de polémica no viene mal. - El toro tiene que tener chispita, moverse, la sosería no es buena, eso creo yo vamos, y en nuestra casa así ha sido siempre. D. Eduardo aún sin lidiar una corrida de toros el pasado sábado, estuvo como si lo fuera, conversación firme y fluida, dejando su nombre en un pabellón bien alto, así como la historia de su ganadería. Me llamó la atención en su manera de hablar que lo hacía desde un punto más como aficionado que como ganadero de renombre que lo es, algo que le honra ya que los aficionados presentes -pocos a mi entender tratándose de Madrid- así se lo agradecieron. D. Eduardo hizo un recorrido intenso por la historia de la ganadería y sus familiares en las distintas etapas de la misma. Se decantó por el toro con casta y bravura y sobre todo por lo que más defendemos muchos aficionados, la emoción, emoción que puede sentirse en una faena corta si esta es buena. Se habló de Bombita y Machaquito y de la posible encerrona de El Juli, algo de lo cual a la casa Miura aún nadie le ha comunicado, aunque dejó claro que tiene para Sevilla ocho toros elegidos y que son los que irán a la Maestranza. La casa Miura es la que decide lo que se embarca en Zahariche. Hay palabras que son sentencias y creo que aquí D. Eduardo dio en la tecla frente a esos otros ganaderos que visitan su casa el ciento y la madre para luego decidir el menos indicado que toro debe o no lidiarse en una plaza de toros. D. Eduardo Miura me ha transportado a otros tiempos, aquello tiempos donde el ganadero era el señor ganadero, quien encabezaba el cartel y como tal tenía la importancia que merecía ¡Qué bonito debía ser entonces sentirse ganadero! Hoy no es igual, pero creo que hay ganaderos como los Miura que deben sentirse del mismo modo que sus antepasados, y eso; el aficionado lo capta engrandeciéndose también de tener esta afición que muere con la propia persona.
Dendhó (México), lunes 4 de febrero de 2013. Se lidiaron cuatro toros de Huichapan de buena presencia y de juego aceptable. Guillermo Ibarra, dos orejas. Ángel García "El Chaval", oreja. Alfredo Gutiérrez (foto), dos orejas. Pablo Samperio, oreja.
La tauromaquia más cerca de convertirse en Bien de Interés Cultural en España al iniciarse próximamente la tramitación por la que pasará a debatirse en el Congreso de los Diputados. El próximo martes 12 de febrero, comenzará la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pretende declarar la Fiesta de los Toros como Bien de Interés Cultural en España. Así lo han indicado fuentes del Congreso de los Diputados a la Comisión Promotora de la iniciativa. Aunque los aficionados y todos aquellos que realizaron un gran esfuerzo económico y recogiendo firmas, llevaban meses de incertidumbre e impaciencia, lo cierto es que este inicio de la tramitación llega un mes antes de lo inicialmente previsto. La ILP pasa de esta manera, a la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados por tal de debatirse. Por el Partido Popular será Don Juan Manuel Alvendea el encargado de defender la tauromaquia. Por parte de los demás partidos, en breve se conocerán los nombres encargados de las respectivas ponencias. Por todo ello cobran aún más fuerza, las palabras de Luis María Gibert, Presidente de la comisión Promotora de la Iniciativa, que apuntaba este fin de semana, durante la celebración del I Congreso Taurino de Catalunya, la fecha del 30 de mayo, como muy tarde, para la resolución de la ILP.
El diestro Israel Lancho ha resultado triunfador de la feria de Sócota (Perú) tras desorejar a un toro de Roberto Puga,dar la vuelta ante otro de la viña y salir en hombros de los aficionados junto al valenciano David Esteve que también desorejó a su primero A continuación Lancho pasó a la enfermería para ser atendido de un puntazo corrido. El diestro extremeño ya se proclamó el año pasado triunfador de esta feria tras indultar a otro astado de Roberto Puga Se lidiaron 5 toros de la Viña y uno de Roberto Puga, lidiado en sexto lugar. Víctor Hugo, silencio y oreja. David Esteve, dos orejas y silencio. Israel Lancho, vuelta y dos orejas.