Páginas vistas en total

lunes, 25 de junio de 2012

Toros de Albarreal. en Alicante El Cordobés; silencio y oreja con fuerte petición de la segunda y bronca al presidente. Francisco Rivera Paquirri, ovación tras leve petición y ovación. Francisco José Palazón; oreja y ovación con saludos.
Badajoz. Se lidian toros de Garcigrande para: Juan José Padilla (malva y oro); silencio y oreja José Tomás (turquesa y oro); oreja y dos orejas Julián López El Juli (nazareno y oro); dos orejas
Plaza de toros El Plantío. Primera de San Pedro. Media entrada. Toros de San Mateo (1º) y San Pelayo (2º) para rejones, manejables y Valdefresno, dispares de hechuras, mejor hechos 5º y 6º, bajos de raza. Noelia Mota, oreja y vuelta al ruedo; César Jiménez, silencio y silencio; y Morenito de Aranda, silencio y oreja.
Novillada importante de Torrealta en Villaluenga del Rosario (Ciclo de Canal Sur) Interesante juego han dado los novillos de la vacada de Torrealta esta tarde en la plaza de piedra de Villaluenga del Rosario (Cádiz) en la que lidiaron un encierro realmente emocionante y encastado, al cuarto novillo de la suelta le premiaron con la vuelta al ruedo. El triunfador del festejo fue el novillero sevillano Alejandro Jiménez que cortó dos orejas a ese novillo que fue premiado con la vuelta al ruedo. Una oreja pasearon Samuel Ortiz, José Garrido y Manuel Ponce. Y dejaron buenos detalles Francisco Morales y Sergio Salas. Villaluenga del Rosario (Cádiz), domingo 24 de junio del 2012, 4º novillada clasificatoria del XVIII Certamen de Novilladas de promoción de Canal Sur Televisión, con lleno en los tendidos se lidiaron erales de Torrealta, bien presentados, preciosos de pelo, y de hechuras armónicas. El cuarto de la tarde premiado con la vuelta al ruedo. José Garrido del Patronato de Tauromaquia de la Diputación de Badajoz: Una oreja tras un aviso. Francisco Morales de la escuela taurina provincial de Málaga: Vuelta al ruedo. Sergio Salas de la escuela taurina de Jerez de la Frontera (Cádiz): Ovación. Alejandro Jiménez de la escuela taurina de Sevilla: Dos orejas. Manuel Ponce de la escuela taurina de Chiclana (Cádiz): Una oreja. Samuel Oritz de la escuela taurina provincial de Málaga: Una oreja.
Santiago Sanchez Mejias ha triunfado en St gilles,ante una novillada del Marques de Albaserrada,ha estado el torero haciendo todo por abajo con mucha quietud y mucho temple,este novillero tiene clase y arte para dar y tomar.
El Niño de la Capea Pedro Gutiérrez Moya, llamado Niño de la Capea, es un torero español, nacido en Salamanca el 17 de septiembre de 1952, en el Barrio de Chamberí. Durante su infancia fue alumno de la Escuela Taurina "La Capea", de donde toma apodo por su juventud. Comienza su carrera en la tauromaquia a muy corta edad, vistiendo su primer traje de luces el 3 de mayo de 1969, en Salamanca, a la edad de 17 años y debutando con caballos el 17 de julio de 1970 cortando 2 orejas. Su primera novillada en Las Ventas la realiza el 11 de junio de 1971 con novillos de Juan Pedro Domecq. Manifestó en numerosas ocasiones su admiración por Paco Camino, de quén recibe la alternativa el 19 de junio de 1972 en Bilbao teniendo como testigo a Francisco Rivera "Paquirri" cortando 2 orejas y saliendo por la puerta grande. El toro de la ceremonia se llamaba: "Mireto" de Lisardo Sánchez Realiza su confirmación en Las Ventas el 21 de junio de 1974 apadrinado por Palomo Linares repitiendo "Paquirri" como testigo. El toro de la ceremonia se llamaba: "Girón" de Atanasio Fernández. Esa tade le cortó una oreja a su primero y dos a su segundo, saliendo a hombros. El 16 de abril de 1975 aparece por primera vez en la Real Maestranza de Sevilla en la feria de Abril. Ha salido 5 veces por la Puerta Grande de Las Ventas(años:74,75,79,85 y 88). En Las Ventas ha cortado un total de 23 orejas. Ha tenido una muy exitosa carrera tanto en plazas europeas como americanas, siendo líder en la estadística en España en las temporadas de 1973 con 84 corridas, 1975 con 92 corridas, 1976 con 86 corridas, 1978 con 80 corridas, 1979 con 76 corridas y 1981 con 68 corridas. Mantuvo una rivalidad taurina muy notoria con José Mari Manzanares, como asimismo con su paisano Julio Robles. La afición de Salamanca estaba dividida. Ha toreado cerca de 1800 corridas. Por su prestigio y reconocimiento fue nombrado Presidente de la Asociación de Matadores, Novilleros y Rejoneadores de España en 1982. Después de su retiro como matador activo (si bien participa en ocasiones en festejos y festivales) se ha dedicado profesionalmente a la cría de ganado de lidia. Ha sido un torero valeroso, mandón, con buen sentido del temple,luchador, con carácter, con ambición y gran muletero.
A Dios gracias el Ministerio de Cultura parece que se ha tomado en serio la Fiesta de los toros, puesto que la situación de la tauromaquia en España no pasa anímicamente por sus mejores momentos. El ministro Wert ha creado una comisión para proteger la Fiesta de los toros. La crisis económica, pero también de valores, acecha con fuerza los cimientos de nuestras costumbres ancestrales más arraigadas que han perdurado hasta nuestros días. Cada vez más la sociedad, sin declararse anti taurina, se aleja más de la realidad cultural española, recogiendo el testigo de lo más festivo de la misma y apartando lo simbólico y significativo, que al fin y al cabo ha sido el "misterio" que la ha hecho perdurar. Nuestra sociedad urbana entiende cada vez menos de toros, se aleja de las tradiciones que surgieron en otras épocas donde nuestras tierras eran más que simples campos de cultivo, pastos o lugares de recreo y descanso espiritual en los que las estamos convirtiendo. Cada vez más somos menos empáticos y más críticos con nuestra historia porque cada vez más nos creemos superiores a las generaciones pasadas, que por cierto -dentro de lo que cabe supieron adaptarse al medio sin perder el significado de sus tradiciones- nos transmitieron como un preciado tesoro nuestras costumbres actuales. A pesar de ello que nadie vaya a creer que defiendo esas afirmaciones nostálgicas que mantienen que cualquier tiempo pasado es mejor que el presente. Tampoco es eso. La sociedad evoluciona y el desarrollo técnico nos ayuda a vivir mejor, o al menos eso creemos. A su vez la sociedad actual, poco empática con el pasado se aleja del significado de algunas manifestaciones culturales desvirtuándolas en esencia. Sin los símbolos, rituales y significados de las mismas, las expresiones culturales de nuestra sociedad, es decir, el arte y el patrimonio cultural, se convierten en meras morfologías y formalismos que nos conducen a la pura contemplación hedonista y divertida; primer paso hacia la deshumanización y en consecuencia al inicio del camino hacia el sin sentido, desembocando en la desaparición, en el más puro producto del efímero placer de la sociedad actual, o en todo caso, en la conservación por ella misma en un archivo o en un museo como monumento o memoria de tiempos pasados. El premio nobel y taurófilo Vargas Llosa lo describe muy bien en su ensayo sobre la civilización del espectáculo cuando al hablar de cultura dice que son todas las manifestaciones de la vida de una comunidad: su lengua, sus creencias, sus usos y costumbres, su indumentaria, sus técnicas y, en suma, todo lo que en ella se practica, evita, respeta y abomina. El toreo es por lo tanto un elemento cultural más de la sociedad española, puesto que entorno a él hay una serie de vocablos específicos, técnicas, costumbres, usos, indumentaria, creencias... Parece ser que su definición de cultura podría sintetizarse prácticamente en el término tauromaquia. La tarea del Ministerio de Cultura no va a ser fácil, porque poco a poco se está apoderando de una parte de la sociedad española una indiferencia ante la tauromaquia que no ayuda en nada a su favor, todo lo contrario, favorece a las voces en contra de la Fiesta. Si las intenciones del ministro son buenas, éstas no pueden quedar, como tantas otras veces ha ocurrido en una declaración de buenas intenciones por parte del Gobierno, si no en un proyecto común para todo el Estado, basado en el estudio y difusión de la tauromaquia, de modo que sea el conocimiento completo y riguroso de este espectáculo el que conlleve a los españoles a valorarlo, más si cabe, a sentirlo como propio (esto es considerarlo patrimonio) y con ello a interiorizarlo. Esta tarea debe desarrollarse en vistas a medio o largo plazo, para que vaya creando un sustrato que vuelva a vigorizar la Fiesta en nuestro país. Siguiendo ese concepto de cultura urbana, cada vez más democratizada y despojada de simbolismos y significado, viene al caso el artículo de Ignacio Amestoy publicado en la Revista de Occidente en febrero de este mismo año y titulado Cuando la muerte no es tragedia que, aunque esté dedicado a las artes escénicas -entre las que debiere incluirse la tauromaquia como un arte más- defiende la esencia del simbolismo, del significado y de lo cultural frente a lo superfluo y puramente placentero en el teatro. El teatro, como la tauromaquia, nace en un entorno litúrgico, como ceremonia gestual, totalmente ritual que con el tiempo ha ido perdiendo significado, pero que en esencia, aún subyace. La mímesis, la exageración gestual, la suerte, la invocación... todos estos elementos forman parte de ese mundo cultual ancestral que se ha convertido en cultural y actual. La pérdida de la esencia lo desvirtúa, lo desacraliza, lo humaniza tanto, que deja de ser expresión sublime de lo eterno y lo convierte en momentos de viveza con principio y fin, de estímulos efímeros sin más. No podemos prescindir de estas capacidades cultuales que son tan humanas que nos diferencian del resto de animales y a la vez de nuestros semejantes. El arte y la cultura son cuestiones de gustos, de reglas, de criterio. Tener criterio supone ser una persona formada, conocedora y poseer un gusto educado, versus la inducción más comercial que bombardea a la sociedad a través de imágenes sugerentes. La sociedad urbana, alejada de todo culto a la tierra y a los animales, huye y los humaniza añadiéndoles valores y sentimientos tan humanos que al final se llega a pensar que tienen lenguaje, creencias, técnicas... es decir que son humanos y por lo tanto tienen cultura. Querer conservar sin más, como en un archivo o una obra de arte propia de un mueso, las raíces de nuestros ancestros puede significar dar muerte, apuntillar o estoquear la cultura de una sociedad como la nuestra. Si no la ponemos en valor, no la normalizamos -palabra que a veces resulta preocupante cuando, en términos filológicos, se discrimina una lengua en beneficio de otra- la tauromaquia se verá reducida a una inmensa minoría. El estado autonómico ha ayudado a normalizar, gracias a Dios, tradiciones y costumbres típicas de sus lugares de origen, elevándolas a la categoría de Bienes de Interés Cultural, con lo que se ha conseguido que obtengan la máxima protección patrimonial del Estado. En cambio, las corridas de toros, que sí son un bien común en el Reino de España, han sido prohibidas, mutiladas o discriminadas, queriendo o sin querer, a permanecer en un sustrato que poco a poco va siendo absorbido por las hambrientas raíces que a la Fiesta le quedan y no se abonan. No es que España sea anti taurina, que no lo creo, es que cada vez se conoce menos este mundo tan mágico, como diría una escritora amiga, que convierte la fiereza, el instinto y la fuerza a la máxima expresión artística y con ello a lo sublime mediante la delicadeza, la razón y el sentimiento. No entiendo porqué en algunas comunidades autónomas, como es el caso de la de Madrid, el toreo puede ser considerado BIC y en otras no, porque se supone que junto con la declaración BIC, el bien en sí, en este caso la tauromaquia, pasa a formar parte del catálogo de bienes protegidos del Estado. Si es así, según la ley 16/1985 de 25 de junio del Patrimonio Histórico Español ¿porqué en Cataluña siguen prohibidos y en Valencia no puede ser declarada BIC la fiesta? Si para el Ministerio de Cultura los toros son importantes y la fiesta en sí también, la mejor forma de protegerla y conservarla es dando acceso y difundiendo la cultura taurina por todo el Estado, pero también considerarla como elemento patrimonial, común e identificador de España Fuente: ABC
Plaza de San Juan del Río. Más de tres cuartos de plaza. Corrida concurso: Celia Barbabosa, Carranco, Xajay, Venta del Refugio, de nombre 'Bien Peinao' de 500 kg. indultado, Pepe Garfías y Campo Real. Zotoluco, palmas e indulto; Ignacio Garibay, silencio y silencio y El Capea, dos orejas y dos orejas.
. La feria de Azpeitia se compondrá de tres corridas de toros en la que debutará el torero sevillano Esaú Fernández. Este año la celebración de San Ignacio sufre algún cambio puesto que el popular desencajonamiento tendrá lugar el día 29 de julio y no el 25 de julio como marcaba la tradición desde hacía más de cien años. El desencajonamiento será el pistoletazo de salida para una feria de marcado tinte torista que se prolongará hasta el 1 de agosto. Los carteles a falta de ser oficiales el próximo jueves son los siguientes: 29 de julio. Desencajonamiento 30 de julio. Serafín Marín, Sánchez Vara, Esaú Fernández (José Escolar) 31 de julio. Ferrera, Paco Ureña y Alberto Aguilar (Palha)
SUSPENDIDA LA NOVILLADA CON PICADORES PROGRAMADA PARA HOY DIA 25 DE JUNIO EN ABENOJAR ( CIUDAD REAL ), CON MOTIVO DE SU FERIA Y FIESTAS. La novillada que se iba a celebrar esta misma tarde en Abenójar, finalmente ha sido suspendida. Los motivos de la suspensión sún se desconocen, se baraja que la celebración del festejo taurino se pueda aplazar hasta el fin de semana. (aunque aún esta todo en el aire). En el mismo se anunciaban reses de Caro Andrade, para los novilleros: Cristina Hernández, Rubén Aparicio y Luis Gerpe. Con este festejo, en lo que llevamos de temporada en nuestra provincia, son ya dos los festejos taurinos que se han suspendido a última hora, sin motivo aparente. Cuidado con las suspensiones ‘in fraganti’, porque le hacen mucho daño a la fiesta. Tomen nota, y recordarle a los señores concejales de festejos, que cuando se asigne a una empresa taurina la organización de una feria, deberian informarse bien que clase de empresa es, y si esta autorizada a dar eventos publicos por los motivos que fuere.