Páginas vistas en total

miércoles, 14 de noviembre de 2012

MORANTE DE LA PUEBLA VUELVE AL COSO DE INSURGENTES
Cinco años después Morante regresa a La México. No ha sido una plaza en la que se haya prodigado mucho el torero de La Puebla pero el coso de Insurgentes sí ha sido escenario de varias faenas con su sello de toreo grande -una faena a un sobrero de regalo en su primera etapa y una soberbia faena previo magestuoso quite por delantales. Sin embargo, la mejor tarde del monstruo sevillano en el embudo capitalino data del día de Reyes de 2008, mano a mano con El Pana, la tarde de su retorno a los ruedos tras su última retirada. Ese día Morante salió en hombros después de hacer tambalear los cimientos de este emblemático recinto al que regresa el próximo día 19, casi un lustro después de su último paseíllo.
Tertulia taurina con "Carnicerito de Úbeda" en Jaén
El diestro ubetense participará en la tertulia taurina del próximo viernes 23 de noviembre organizada por el Círculo Taurino de Jaén. El día 23 de noviembre, a las 20 horas, el Círculo Cultural Taurino de Jaén, tiene programada una tertulia en la que nos honrará con su presencia, el matador de toros ubetense Juan Antonio Millán "Carnicerito de Úbeda"; intervendrá como moderador Don José Cisneros, Presidente de la Peña Taurina de la que el diestro es titular en la Ciudad de los Cerros. El acto tendrá lugar en nuestra nueva sede, el Mesón Plaza de Toros, ubicado en las dependencias de la Plaza de Toros de Jaén. Juan Antonio Millán, "Carnicerito de Úbeda" ha realizado una de las mejores faenas que se han podido ver en las plazas de la provincia, en esta temporada, a un toro de la ganadería de Victorino Martín en la Feria de San Miguel de Úbeda.

Roberto Blanco rompe con sus apoderados

 
Aumentar fuente
Roberto Blanco ha roto con sus apoderados, Eduardo Martínez, Alberto Orive y José Luis Ramos, junto a los que ha permanecido durante un año que ha resultado crucial en la vida profesional del novillero salmantino. La temporada que acaba de terminar ha visto como Roberto Blanco ha crecido, quedando entre los primeros puestos del escalafón novilleril y cosechando rotundos éxitos en plazas de importancia. También cabe señalar que ha experimentado el lado amargo de la profesión en forma de cogida. Todos estos factores han hecho que el novillero afronte la próxima temporada con ilusiones renovadas y que espera compartir con alguien que pronto se pueda hacer cargo de su prometedora carrera.

Diego Silveti recibe el alta hospitalaria

El matador de toros Diego Silveti ha abandonado las instalaciones del hospital Country de la ciudad de Guadalajara, donde permanecía ingresado desde la noche del pasado domingo, cuando resultó herido en la plaza de toros Nuevo Progreso.
El martes le fue retirado el drenaje de la cornada del gemelo y la zona no ha sufrido inflamación, lo que sin duda es una muy buen noticia, que da cuenta de la buena y positiva evolución. De este modo, y aunque el matador deberá llevar unos días más el collarín del cuello, comenzará en breve la rehabilitación y la puesta a punto física.
Aun cuando es pronto para saber los días que le tomará estar en plenitud de su capacidad, la intención de Silveti es poder torear en su próximo compromiso en la Plaza México, donde está anunciado el próximo domingo 25 de noviembre, dentro de uno de los carteles más rematados de este primer tramo de la Temporada Grande, tarde que comparte terna con El Juli y Arturo Saldívar.
 
Fuente:Burladero.
Victorino: "Es la camada con menos cinqueños de los últimos años" Quince corridas de toros hay preparadas en Las Tiesas para la próxima temporada
Por:Aplausos/ Jorge Casals El ganadero asegura que ha aumentado la demanda de corridas y novilladas del encaste Vega Villar. Alrededor de 15 corridas de toros componen la camada de saca de la ganadería de Victorino Martín para la próxima temporada. Una camada que, según Victorino Martín, "es espectacular, muy seria. De las quince corridas, un total de diez son de plaza de primera e irán destinadas a las ferias importantes y de categoría. La única diferencia con respecto a la de otros años es que hay menos toros cinqueños, sólo habrá unos ocho o nueve toros". Que haya menos toros con cinco años es debido a que "el problema sanitario por el que atravesamos ya está superado y la ganadería empieza ya a normalizarse. Estamos en una cifra que es normal en la ganadería", aclara el ganadero. Las quince corridas de toros todavía no tienen destino, "es pronto todavía, aunque lo más seguro es que volvamos a los mismos sitios: Bilbao, Madrid, Sevilla, Valencia, Castellón, Nimes, Santander, Arles... pero no hay nada cerrado todavía, la única que es segura es la de Istres". Después de la triunfal corrida lidiada en Hervàs con los dos hierros del encaste Vega Villar -Urcola y Monteviejo-, el ganadero tiene bastante demanda para lidiar con ambos hierros también son de su propiedad. "Fue muy buena la corrida, los toreros y el mayoral salieron a hombros. Desde entonces, tengo mucha petición, sobre todo de empresarios franceses", señala. Hay reseñadas para el año que viene dos novilladas y una corrida de toros de Monteviejo y una novillada y una corrida de Urcola. El otoño está siendo bueno para Las Tiesas. En la finca cacereña ya ha llovido, según Victorino, "más en este mes que en todo el año pasado. Eso es muy bueno ya que habrá hierba para todo el año que viene", concluye.
Juàn José Padilla ya se encuentra en tierras venezolanas. El jerezano ha llegado junto a su hombre de confianza, Diego Robles, para cumplir con los dos compromisos en las ferias de Maracaibo y Valencia este próximo fin de semana. Padilla actuará el viernes en la corrida nocturna de la Feria de la Virgen de la Chiquinquirá de Maracaibo donde estoqueará reses de Rancho Grande junto a Curro Ortega “El Marabino” y Juan Bautista. El domingo, con toros de El Capiro, en la Feria de la Virgen del Socorro de Valencia toreará con Morenito de Maracay y El Fandi, además del rejoneador Francisco Javier Rodríguez.
Plaza de Toros de Valencia
La Plaza de Toros de Valencia, se encuentra situada junto a la Estación del Norte en la Calle Játiva, lugar céntrico de Valencia, muy próxima a la Plaza del Ayuntamiento. Construida en 1859 por el arquitecto valenciano Sebastián Monleón Estelles, Sus 17 metros de altura y 52 metros del diámetro de su ruedo, conforman una de las plazas más grandes de España. Desde 1085, se tiene constancia de las corridas taurinas en Valencia donde en esa época, las plaza de toros se montaban y desmontaban para cada ocasión. Uno de los lugares destinados para los festejos taurinos era la Plaza del Mercado, frente a la Lonja de Valencia, principalmente, aunque también se realizaban corridas de toros en la Plaza Tetuán, la plaza del Llano de Zaidia, la del Palacio del Real y la de la Ronda. Todas las plazas eran eventuales y temporales para fechas concretas como las festividades de las Fallas, la Feria de Julio, las Navidades, momentos en los que se construian las plazas siguiendo la estructura de las edificaciones que conformaban la plaza, y los carpinteros construían las tarimas para el publico asistente, burladeros, puertas de acceso, adaptandose a las peculiaridades de cada plaza. Estos festejos taurinos eran un boyante negocio que pasaba de mano en mano, ya que estos festejos gozaban de mucha popularidad, hasta que finalmente el Hospital de Valencia se intereso en el negocio. Para hacerse con los derechos de explotación de la plaza de toros, el Hospital de Valencia solicitó a S.M. Felipe III los derechos aludiendo que el beneficio obtenido en las corridas de toros, se podía emplear para los más necesitados, aceptando el Rey la propuesta, una vez terminaran los derechos otorgados que se encostraban en vigor. Pero realmente, no fue hasta el año 1739 cuando el Rey Felipe V, otorgó y por perpetuidad, al Hospital de Valencia, el derecho y explotación de las corridas de toros en estas plazas desmontables. La plaza definitiva, tal y como la conocemos hoy, se inauguró oficialmente el 22 de Junio de 1859, con toros de Nazario Carriquiri y toros de la Viuda de Zalduendo, para el diestro Francisco Arjona "Cúchares". En 1908, se instala el tendido eléctrico dentro de la plaza, para poder presentar espectáculos taurinos nocturnos. Llegada la Guerra Civil, la plaza de toros se convierte en prisión y campo de concentración de prisioneros, quedando nuevamente recuperada para los eventos taurinos el 20 de Abril de 1939. Inicialmente, la plaza de toros, no contenía corrales, se fueron construyendo entre finales del siglo XIX y principios del XX. El 21 de Septiembre de 1946, la plaza sufre un gran incendio que destruyo gran parte de la plaza, reiniciándose las obras de reparación en Noviembre de ese mismo año, donde se reconstruyen balaustres, asientos de la gradería, columnas, cubierta de teja y el sistema eléctrico. En 1929 se inaugura el Museo Taurino, colocándolo en unos antiguos almacenes situados entre el coso y el patio de caballos, de forma provisional, hasta que en 1970, remodelado el pasaje del Doctor Serra, se ubica definitivamente el Museo Taurino en este lugar. El 1 de Mayo de 1982, un toro de Atanasio Fernández, mataba de una cornada a Manolo Montoliu, en la Maestranza de Sevilla. Manolo Montoliu con 38 años, fué un banderillero valenciano muy querido por la afición taurina. Manolo Montoliu considerado "el más grande torero de plata del último siglo", tiene un monumento en recuerdo a su persona, situado a la entrada de la puerta principal de la Plaza de Toros. 1983. La Dirección General de Bellas Artes, declara a la Plaza de Toros de Valencia Monumento Histórico Artístico.
Plaza de toros de Alicante
Es en el siglo XV cuando, con apenas 2000 habitantes, se tiene conocimiento de la afición a los toros en Alicante. Con motivo de la celebración de cualquier acontecimiento importante, se corrían toros; así como con fines recaudatorios, tanto para financiar mejoras urbanas como para ayuda a instituciones benéficas. La primera fiesta taurina conocida data de 1605 y se organizó para celebrar el nacimiento del hijo de Felipe III, futuro Felipe IV. En 1700, con motivo del primer centenario de la Iglesia de San Nicolás como colegiata, se corrieron toros en la Plaza del Mar. En el siglo XIX se montaron plazas provisionales de madera en diferentes puntos de la ciudad, como en la plaza de las Barcas o la de La Posada de San Francisco, hasta que en 1839 se construye una más permanente en la plaza del Barranquet, hoy de Ruperto Chapí. En 1847 el arquitecto alicantino Emilio Jover, que un año antes había proyectado el Teatro Principal, acomete la construcción de la primera Plaza de Toros de verdadera importancia, la del Raval de San Antón, sobre la que, comenzado 1884, el arquitecto José Guardiola Picó, dados los evidentes síntomas de deterioro, acomete la reforma casi total, aumentando considerablemente su capacidad, con un segundo piso y escaleras y accesos independientes adosados a la fachada exterior y las dependencias anexas que se consideran necesarias. Así llegamos a la actual estructura de nuestra Plaza de Toros, que se inaugura el 15 de junio de 1888.Tenía un aforo de 15.235 espectadores, un gran patio de caballos, con su cuadra, tres corrales para el ganado bravo y uno para el apartado de toros, así como chiqueros, enfermería y capilla. El coste total de la obra alcanzaba las 500.000 pesetas. Para su inauguración se anuncian, los días 15,16 y 17 de junio de 1888, toros de Miura, Veragua y Justo Hernández. El cartel del primer día lo formaron los diestros “Frascuelo”, “Lajartijo” y “Lajartija”; pero al resultar herido en Barcelona el matador “Frascuelo”, es sustituido por “Guerrita”, lidiando toros de Veragua, siendo el primero en salir al ruedo un jabonero llamado “Pajarito” y su matador, Rafael Molina “Lajartijo”, cortó la primera oreja en los anales de la Plaza. Es curioso resaltar que, pocos días después, concretamente el 21 y el 28 del mismo mes de junio, actuaron las mujeres toreras “Isabel Giraldez”, “Vicenta Martinez”, “Victoriana García” y “Rosa Pérez”. La Sociedad constructora, debido a su mala gestión, estuvo dispuesta, en el año 1890, a la enajenación del edificio, en pública subasta; aunque la decisión final fue ceder la explotación del coso a la empresa Especta Club, que también llevaba la explotación del Teatro Principal, si bien el contrato de arrendamiento fue firmado por el Sr. Aracil, auténtico empresario de la Plaza. Este contrato de arrendamiento tuvo vigencia hasta finales de 1898 y en el año 1899 se adjudicó a una empresa representada por don Gregorio Vallejos., que lo explotó hasta finales de 1901 en que se anunció que el coso iba a ser vendido en pública subasta, por el, entonces único propietario don F.Raymundo. El primer alicantino en tomar la alternativa fue Julio Martínez“Templaito”, que lo hizo el 29 de junio de 1904,con toros de Vicente Martinez, a manos de Antonio Montes, siendo testigo “Lagartijillo”. El 9 de agosto de 1906 se colocó en el dintel de la puerta principal, la cabeza del toro “Cararrosa”, de Veragua, lidiado por el infortunado Antonio Montes y esculpida por don José Samper. José Gómez “Gallito” debuta como becerrista el 25 de agosto de 1910 y, como novillero, el 2 de junio de 1912, mientras que Juan Belmonte debuta como novillero el 7 de mayo de1913.Ambos celebraron su primer mano a mano en Alicante, con toros del Marqués de Guadalest. El 3 de septiembre de 1911 se produjo la única cogida mortal ocurrida en la Plaza de Toros de Alicante. El toro “Faccioso”, de la ganadería de Flores, acabó con la vida del torero sevillano Manuel Diaz “Minuto Chico”. En 1924 destacó el novillero alicantino Angel C.Carratalá, actuando con gran éxito en todo el territorio nacional, hasta su muerte, por asta de toro, en el plaza de Inca, el 28 de julio de 1930. A partir del año 1928, con la creación de las fiestas de “Les Fogueres de Sant Joan”, se consolidó, a su vez, la Feria Taurina de Las Hogueras. Después de la guerra civil, la propiedad de la Plaza de Toros pasó a manos de la familia Escoto y la explotación de la misma estuvo regentada por don Alfonso Guixot Guixot y, a su fallecimiento, por su sobrino don Vicente Espadas Palomares. En el año 1986 es adquirido el edificio por el Ayuntamiento de Alicante, realizándose unas obras de remodelación, principalmente ampliando la anchura de los vomitorios, construyendo nuevas escaleras y ampliando la zona de corrales. Desde la propiedad municipal se decidió la gestión directa de su explotación y así se realizó hasta el 16 de enero de 1992, en que se adjudicó a Alicante Taurino, S.A. El 17 de marzo de 1994 pasó a manos de la empresa Nueva Plaza de Toros de Madrid, S.A. que, durante tres años, fué la adjudicataria de la explotación de los espectáculos taurinos. Desde el año 1997 hasta la fecha, se han realizado obras de mejora en el edificio, de relevante importancia, tales como pavimentado y chapado de pasillo y escaleras; pavimentado de vomitorios; instalación de bancadas para los asientos de las gradas y la construcción, en el propio edificio, del Museo Taurino. A lo largo de la historia de la Plaza, muchas han sido las alternativas concedidas. Además de toreros alicantinos como “Templaito”, “El Tino”, ”Pacorro” ,Paco Cervantes, etc, se han doctorado otros matadores foráneos. El primero de ellos fue Bartolomé Jiménez “Murcia”, el11 de agosto de 1900, siguiéndole “Punteret”, Manolo Belmonte (hermano de Juan), Dámaso González, Sebastián Cortés, Miguel Abellán…
Julio Robles
Nació el 4 de diciembre de 1951 en Fontiveros (Ávila). Se vistió de luces por primera vez en Villavieja de Yeltes (Salamanca) el 28 de agosto de 1968. Apareció en los carteles junto al Niño de la Capea y Roberto Domínguez. Se presentó en la Monumental de las Ventas, como novillero, el 11 de junio de 1972. Tomó la alternativa en Barcelona al año siguiente. Diego Puerta fue su padrino, y Paco Camino su testigo. El 19 de septiembre sufrió una cornada y acabó la temporada con sólo 19 festejos. Confirmó en Madrid en los sanisidros de 1973 con Antonio Bienvenida y Palomo Linares. El 13 agosto de 1990, en Beziers, un toro llamado Timador lo volteó de manera espectacular, cayó sobre las cervicales y se quedó inmóvil. Allí terminó una gloriosa carrera taurina. El parte médico decía: «Tetraplejía incompleta de los miembros superiores e inferiores por lesión de la parte baja del raquis cervical. Julio Robles falleció en Salamanca el 14 de enero del 2001 de una perforación estomacal.
IMAGENES DE LA NOBLEZA DEL TORO BRAVO EN EL CAMPO. Vemos, en estas imágenes, a unos toreros enfrentándose, esta vez desarmados, a las "terribles fieras" que son los toros bravos: El de esta foto es Luis Miguel Dominguín. Aquí podemos ver al "agresivo" toro permitiendo que un ser humano se le siente encima.
El maestro Julio Robles dandole de comer a un toro bravo hierva con la boca-
Aquí está Julio Robles, en silla de ruedas, rodeado de toros "agresivos". Uno de ellos
El toro manso que al morir deprimió a Antoñet "
"¿Tú que quieres chico?", repetía el matador, sosteniendo próxima, fija, implacable, la mirada penetrante de la bestia. Una bellota, luego otra.... palabras tiernas de torero retirado y el animal que se aplaca, sumiso y dócil, abandonado a las caricias de su amo. Ahí los dos, hombre y toro, en una cómplice unión. Fué su fiel mascota durante 11 años, hasta que un tumor se llevó por delante al gran semental. Su muerte, en 2004, fué el motivo que llevó a Antonio Chenel a sufrir una severa depresión y a vender su ganadería. El periodista y colaborador de Magazine, Julio César Iglesias, cuenta la increible historia de una relación que comenzó cuando, misteriosamente, Romerito no embistió al matador como un toro bravo, sino que prefirió comerse las bellotas que vareaba bajo una encina de su finca. Romerito fué un toro puro Murube que Capea le regaló en 1993. Poco antes, Antonio había comprado 25 vacas del mismo encaste. Sería una especie de patriarca de la ganadería con la que pensaba cumplir un sueño pendiente: su último sueño profesional y el encaste Murube representaba su ideal de toro. Pedro y Carmen Capea decidieron regalarle a Romerito. Era utrero y procedía de una tienta de machos, un casting de sementales que habían organizado en su finca salmantina. Fué calificado de sobresaliente en el caballo y notable en la muleta. Bravísimo y muy pronto, pero demasiado agresivo. Meses más tarde, en su finca de Navalagamella, al norte de Madrid, impaciente como padre primerizo, Antonio esperaba la llegada del camión con su semental. De pronto se abrió la trampilla y apareció aquel torazo. Era un galán, un pavo, el tren de las 12. Lo que se dice un tío. Instintívamente le retocó el nombre. Para él, no sería Romerito, sería Romero. Como declaración de intenciones, lo echó inmediatamente a las vacas. Romero se distanció, se acomodó y empezó a hacer su vida íntima sin incidencias. Al final del otoño, Antonio repasó las encinas, se habían cuajado de bellotas. Empezó a varear, el suelo se llenó y las vacas estiraban el cuello y venían a fisgar. Antonio miró de reojo por si Romero se proponía marcar el territorio y tocaba salir de naja. Nada que temer, seguía las operaciones a distancia, indiferente como un tótem. Tranquilo él, tranquilo yo. Embebido en las tareas de campo, Antonio repetía invariablemente sus rutinas de ganadero: vareaba las encinas, permitía que las vacas se acercaran a discreción y fumaba su cigarrito, sentado en uno de los tres poyos desde los que se abría el horizonte de la finca. Por la fuerza de la costumbre, un día fumó, vareó, se distrajo, resopló y justo entonces sintió un toque sospechoso en el empeine del pie izquierdo. Para alguien que había matado toros estaba claro que aquel era el toque redondo de la pala de un pitón. Casi no se atrevía ni a mirar, pero miró. Era el mismísimo Romero, el expreso de las 12. En situaciones como aquella había que abstraerse y escuchar el sistema nervioso. Se encogió de hombros y murmuró, como en confidencia, lo que estaba pensando. -Sé que no tengo escapatoria, Romero. Además, no sabría donde ir. Puede que te arranques y me heches mano. En ese caso estaré perdido: ya ves que la casa queda lejos y que no hay donde resguardarse. Me quedaré aquí, esperando a que decidas por los dos. Y que pase lo que tenga que pasar. No hubo cogida. Tiempo después, imposible saber cuanto, Romero se fué muy despacio. Empezaron ahí una relación telepática. Cada vez que se acercaba aquel grandullón de casi 600 kgs., Antonio sentía una mezcla de inquietud y curiosidad. La superaba con un antiguo recurso de superviviente: ante la sensación de peligro, lo aconsejable era disfrutar del miedo. Si acaso, se permitiría algunas precauciones elementales. Por ejemplo, la de recoger dos puñados de las bellotas mejor esmaltadas para llenarse el bolsillo. Luego encendía el cigarro y fingía indiferencia, como quien se hace el quite del perdón. En cuanto le veía, Romero se acercaba con la prestancia de los toros dominantes. Para prevenir malentendidos, Antonio le lanzaba las bellotas 10 ó 15 mts. más allá. Pero Romero seguía avanzando y él recuperaba la sensación de fragilidad y le repetía su habitual discurso de subordinado. -Sé que no tengo escapatoria, Romero. Además no sabría donde ir... Cuando quiso darse cuenta, estaba dándole bellotas en la mano. Pedro Capea le había regalado un amigo. Le hablaba y se acercaba, le respetaba, le escuchaba, le daba de comer. Pasó la temporada de bellotas y Antonio le ofrecía en el cuenco de la mano unos cuantos tacos de pienso compuesto. Romero los retiraba con delicadeza. Tenía la cornamenta larga y acapachada; dos leños que se abrían, bajaban y remontaban su curva de guadaña. Parecía imposible que en algún movimiento instintivo no le alcanzase las sienes con el pitón. El secreto era sorprendente: antes de volver la cabeza, daba un pasito atrás. ¿Cómo podía evitar su fascinación por aquel toro? En 1997, Pedro Capea le pidió prestado a Romero para cubrir unas vacas. En el viaje a Salamanca, desguazó la caja del camión. Luego, a su llegada, proclamó la ley marcial y allí declaró la guerra. Convertía cualquier trámite de mantenimiento en un problema. Mientras tanto, Antonio descontaba los meses mirando el reloj. Pasados tres años, Pedro lo devolvió a Navagamella. Antoñete estaba lleno de dudas: no había vuelto a verlo, y por segunda vez, llegaba precedido de su leyenda de camorrista. Abrieron la trampilla medio destrozada del camión, salió Romerito, le habló Antonio, "Vamos, vamos, ya estás en casa", y Romerito se convirtió en Romero. Convivió con Antonio cinco años más. En 2004 le detectaron un tumor. La dolencia era incurable. Solo le quedaban dos o tres meses. Antonio tomó una decisión: le abriría la puerta y lo dejaría que se fuera con sus vacas. Quedaría con él a la hora convenida. Como siempre y hasta el final. Romero murió en algún momento del verano. Se fué al limbo de los toros y dejó a Antoñete como un alma en pena. Este episodio, que no pasó de un buen susto inicial, marcó el comienzo de una hermosa y sorprendente amistad. Ni el tiempo que estuvieron separados logró romper la química que había entre ellos. Tratar de explicar un fenómeno semejante pasa por admitir un hecho arraigado a los orígenes de la vida: el de la relación del hombre con el resto de animales, que pueden tener, en ocasiones, lazos mucho más fuertes de los que se tienden entre humanos. El animal que logre integrarse en la cotidianidad de una persona, le hará extensible su cariño, sin interponer condiciones. Nos demuestran afecto simplemente por existir, por ser quienes somos, sin hacer juicios de valor. Como se podrá observar, estos animales "tan agresivos", son los que embisten todo lo que ven.
Francisco Ruiz Miguel el matador de toros de la Isla de San Fernando ha formulado estas declaraciones.
Me gustaría una despedida de seis amigos con toreros de tres generaciones' 'Voy a matar sólo dos corridas para despedirme en 2013, una en Francia y otra en España. Ya va siendo hora de colgar el traje de luces, ya tengo suficiente carrera.' A sus 63 años, el maestro Francisco Ruiz Miguel está dispuesto a volver a torear para decir adiós a los ruedos definitivamente la próxima temporada. El torero de San Fernando -inmerso aún en la recuperación de la lesión del hombro derecho que sufrió el pasado mes de agosto en Tarifa, quiere quitarse aquella 'espinita' para volver a 'sentirse torero'. Una vez recuperado de la fractura de cuatro costillas con afectación de pleura, Ruiz Miguel pasó ayer una nueva revisión médica y se encuentra 'muy bien. Los médicos me dijeron que ya tengo los huesos soldados y el pulmón va fenómeno. Ya estoy haciendo ejercicio y entrenando. Lo que me falta es recuperar la movilidad del hombro. El homoplato me está dando mucha guerra. Estoy haciendo mucha rehabilitación, pero ya estoy fenómeno. Ahora lo que hay que esperar es que tenga la movilidad perfecta.' 'Aún no tengo suficiente fuerza para coger la muleta, pero voy poco a poco. En un par de meses estaré recuperado y comenzaré a hacer campo para ponerme a punto para la temporada.' Aunque aún no hay nada cerrado, el diestro gaditano tiene en mente el tipo de festejo que le gustaría para su retirada profesional: 'Me gustaría que en mi despedida me acompañaran toreros de tres generaciones. Esa es la idea, que sea una corrida con seis matadores, para disfrutar el toreo y que mis amigos toreros vengan a decirle adiós a Ruiz Miguel.' 'No sé aún en qué plaza será la despedida, me ofrecieron torear en el festival de San Fernando para ayudar a una niña que necesita ser operada en Estados Unidos, pero no puedo hacerlo todavía. Para la despedida se están barajando varias plazas. Me encanta torear en Francia, en Nimes, Arles, Mont de Marsan, Dax, Bayona, han sido plazas clave para mí, o Vic-Fezensac, mi plaza talismán. Todas ellas podrían ser plazas para decir adiós.' 'Lo que quiero -continúa el maestro- es que los toros no sean excesivos. Este año en Arles tropecé con una corrida muy seria de Conde de Mayalde, ahí están las fotos. Ahora quiero buscar un toro de plaza de segunda categoría, es la lógica. Madrid, Pamplona o Bilbao ya no son para mí, aunque desde luego que mataría una corrida igual allí. Ahí están las imágenes de la corrida que maté en Arles. A todos nos sorprendió, pero ya no busco eso.' 'No quería quedarme con ese sabor amargo de la cogida de Tarifa, y por mi forma de ser, no me veo sin torear en un festejo bonito para mi despedida. Quiero hacer ese esfuerzo, porque para mí es una alegría vestirme de luces y sentirme torero'
Casa de Toreros prepara la I 'Corrida Charro-Taurina de Gala
Madrid (España). La empresa taurina mexicana Casa de Toreros, encabezada por Pablo Moreno, prepara la Primera 'Corrida Charro-Taurina de Gala' en el coso singular de La Petatera de la localidad de Villa de Álvarez (México). Así lo ha manifestado a Mundotoro el propio Pablo Moreno, cuya idea es 'vestir a los matadores con un traje de charro de gala, con remates en oro, y a los subalternos con un traje de gala rematado en plata. Pero sin variar el desarrollo del espectáculo'. 'Queremos hacer tradición en una plaza de Patrimonio. Será la primera vez en la historia del toreo mexicano que celebremos este festejo. Hay mucha tradición taurina y de charrería alrededor de este símbolo y sus fiestas'. Aparte de la vestimenta de los toreros, también habría variaciones en el apartado musical: 'La banda de música sería reemplazada por unos mariachis que interpretarían las piezas habituales de un espectáculo taurino. Pasodobles, cambios de tercio...'. Estos aspectos serán cuestiones, matiza el propio empresario, que no afectarán al desarrollo a modo de un festejo convencional: 'Será una corrida de toros al uso; no habrá espectáculos entre toro y toro. Es una cuestión estética, visual, impactante, dentro de toda una corrida de toros'. Para dar lustre a su proyecto, se cuenta con un cartel de figuras: 'Tenemos un cartel de máximo interés. Habrá tres figuras, dos nacionales y una española', sin que por el momento adelante sus nombres. Pero éste no será el único festejo en el coso de La Petatera, compuesto, en un alarde de capacidad, por palos de madera, plantas de petate, mecates (cuerdas) y sin ningún clavo: 'Desde hace años se vienen dando dos corridas de toros aquí. Nosotros daremos tres, recuperando la tradición pasada. La Charro-Taurina de Gala será el martes 12 de febrero; habrá otra el martes 19 y la última el domingo 24'. Además, la empresa Casa de Toreros plantea fomentar el nombre y la repercusión de la plaza de toros, a fin de establecerla como patrimonio: 'El proceso para que La Petatera se convierta en Patrimonio Nacional mexicano está a la espera, únicamente, de la firma del Presidente de la República. Para hacerla Patrimonio Universal será un proceso más largo. Ya estamos en trámite con la UNESCO y esperamos ultimarlo para 2013'. 'Su establecimiento como Patrimonio -añade Pablo Moreno y en referencia al pasado incendio intencionado que sufrió la plaza- ayudaría a que el Ayuntamiento tuviera más vigilado y protegida su estructura, pues este coso se reconstruye cada año a partir de unas bases'. FOTOGRAFÍA: Montaje artesanal de la plaza 'La Petatera' Fuente:Mundotoro
FRANCIA.- Festejo de las peñas

Rion des Landes cierra temporada










El festejo tradicionalmente organizado por las peñas "Toros Blanco" y "Creo que si", será el próximo día 2 de diciembre en la placita de Rion des Landes y sirve para porner fin, un año más, a la temporada taurina francesa.
Está programada para las 11 de la mañana una fiesta campera con toros y novillos de los Hermanos Jalabert con la participación de: Juan Bautista, Fernando Robleño, Fernando Cruz, Juan Leal y el aspirante de la tierra Jean Baptiste Molas .
También por la mañana a las 9:30 horas habrá un almuerzo campero y después del festejo, comida de la aficion.
La víspera toreros y ganadero participaran en una conferencia con los aficionados.